Academia Campus Sociedad

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

UNAM Global

Históricamente la lucha de las mujeres se ha dado desde distintos derroteros. Actualmente se ha logrado dar un paso en contra de la violencia de género al lograr que el silencio sea cosa del pasado, pero se busca también que no se les acose, no se les viole, no se les pegue ni mate por ser mujeres.

Fotogalería

La eliminación de la violencia contra la mujer debería ser un compromiso social, palpable y latente dentro de la sociedad durante los 365 días del año y no sólo el día en que se conmemora, sostiene Elvira Hernández Carballido, doctora en Ciencias Políticas y Sociales y condecorada con la medalla Omechihuatl 2013 por su compromiso a favor de los derechos e igualdad de género.

En muchas ocasiones las mujeres que viven violencia no la identifican, es algo natural para nuestra sociedad. Prueba de ello es que en México ocurren siete feminicidios al día, y siete de cada diez familias presencian situaciones agresivas. No obstante, estos sucesos nunca serán normales, sentenció María Dolores Blancas, presidenta de Casa Gaviota AC, una red de apoyo para el género femenino.

El derecho de acceso a la información pública es un derecho joven y un derecho llave, ya que potencia el acceso a otros, afirmó Marina San Martín Rebolloso, comisionada Ciudadana del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (INFO).

La mujer ha experimentado y ha cuestionado sobre las desigualdades de género. En ese sentido, Elvira Hernández Carballido, doctora en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, explicó que la década del 70 fue un periodo significativo para las mujeres porque hubo un reconocimiento mundial a su situación, además, buscaron comprender y entender dicho fenómeno.

México necesita establecer una nueva ley de familia que redefina las relaciones que se dan dentro de su seno. Regresar a una nueva normalidad, donde el colonialismo, el racismo y el patriarcalismo continúen siendo los tres ejes civilizatorios sobre los que descansa nuestra sociedad, no solucionará las expresiones de violencia que vivimos fuera y dentro de nuestro hogar.

De no modificar la estructura de la sociedad mexicana en todos los órdenes de desarrollo, la violencia en las calles no cesará.

Hoy en día el tema de la desigualdad de género retoma mayor importancia por todas las expresiones de violencia y discriminación que afectan a la mujer.  Si bien existen diversas formas de manifestar dicha inequidad, particularmente en el ámbito organizacional existen dos fenómenos denominados “Techo de Cristal” y “Suelo Pegajoso”, ambos se refieren a los diversos obstáculos que enfrentan las mujeres en su desarrollo organizacional.

Bajo el contexto de la pandemia, las diferentes violencias, vulnerabilidades y la permanencia de una cultura de inequidad a nivel mundial se han agudizado, y la situación de las mujeres se encuentra en una clara desventaja. En particular, la violencia hacia las mujeres en México tiene dimensiones alarmantes que podemos reconocer a través de la percepción habitual de nuestro entorno, en los registros periodísticos diarios, en las estadísticas nacionales, etc. 

Para Nelly Lucero Lara Chávez, doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, a nivel mediático existe legislación que determina que las mujeres no tendrían que representarse de forma estereotipada y mucho menos cuando han sido violentadas, “hasta ahora hay muy poca voluntad política para que esto se lleve de facto”.

Tipificar un feminicidio en México no es un proceso complejo pues tiene características específicas de violencia: secuestro, mutilaciones, torturas, agresión sexual y asesinato. Desafortunadamente, es un delito que no está homologado a nivel nacional, aunque se contempla en el Artículo 325 del Código Penal Federal.

Contenido: * Michel Olguín * Fabiola Méndez * Farrah De la Cruz * Daniela Chirino * Erika Villavicencio-Ayub * Karla Salazar Serna

Deja tu comentario

Comentarios