Sociedad

Violencia de género, el silencio es cosa del pasado

Fabiola Méndez/Damián Mendoza

Históricamente la lucha de las mujeres se ha dado desde distintos derroteros. Actualmente se ha logrado dar un paso en contra de la violencia de género al lograr que el silencio sea cosa del pasado, pero se busca también que no se les acose, no se les viole, no se les pegue ni mate por ser mujeres.

Ya sea en las calles, en las escuelas o en las redes, las mujeres se manifiestan contra lo que consideran que vulnera su condición. De acuerdo con Aleida Hernández Cervantes, doctora en Derecho por la UNAM, hay que aprovechar la ola  de protestas y de organización de las mujeres, este llamado de atención a la sociedad para ubicar que podemos tener tres niveles de cambios estructurales en nuestro país en favor de las mujeres.

Para la también investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM,  uno de ellos es el cultural, de transformación  del orden social de género. Colocar todos los temas que tienen que ver con los diferentes roles en los que participan las mujeres, replantearlos y que los hombres también participen.

En segundo lugar están los cambios institucionales, los marcos normativos que se fortalezcan en favor de la atención, la prevención, sanción e investigación contra la extrema violencia que las mujeres están viviendo.

En tercer lugar, el cambio se debe presentar en el ámbito social, que incluye a los medios de comunicación y las empresas. “Los medios deben de tener cuidado en producir y reproducir la violencia, se tiene que sensibilizar al personal, sobre todo aquellos servidores públicos que atienden las denuncias de violencia contras las mujeres”.

La profesora de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho refirió que en México hay amplios marcos jurídicos que atienden y buscan que haya igualdad entre mujeres y hombres, por ello, ahora se necesita que sean eficaces.

Explicó que hay que hacer una diferencia entre los marcos jurídicos y la operación jurídica, “se opera con la forma tradicional de mirar a las mujeres, ponen prejuicios encima de cómo opera la norma. Necesitamos servidores sensibilizados frente a esta problemática, si seguimos con esa concepción no habrá la efectividad de las leyes”.

Indicó que ya no hay vuelta atrás en esta organización de las mujeres, pues se deslegitima todo aquello que las violenta, “esto ayudará a que se lleven a cabo estos cambios que menciono porque el silencio se rompió, esta organización va hacer presión en todos los recovecos de las sociedad. Es un momento clave donde la vida de las mujeres está al centro, donde siempre debió estar y no en segundo término”.

Deja tu comentario

Comentarios