Sociedad

“Yo quiero para mí lo que quiero para otras mujeres: igualdad absoluta”

Fabiola Méndez/Damián Mendoza

El derecho de acceso a la información pública es un derecho joven y un derecho llave, ya que potencia el acceso a otros, afirmó Marina San Martín Rebolloso, comisionada Ciudadana del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (INFO).

Pareciera que es un derecho que se da por sentado, sin embargo, las mujeres no acceden a la información pública con la misma facilidad y frecuencia que los hombres, principalmente porque  los órganos públicos no generan información desagregada con perspectiva de género; por tanto, no se pueden reducir las brechas de género ni ejercer sus derechos a plenitud.

Para la licenciada en Derecho por la UNAM, las mujeres deben superar asimetrías para ejercer el Derecho de Acceso a la Información (DAI), ya que factores como la pobreza, la educación, la dependencia económica, formar parte de comunidades indígenas, trabajar y cuidar del hogar, por mencionar algunas, constituyen obstáculos que inhiben el ejercicio de sus derechos, entre ellos, el DAI.

La Encuesta Nacional de los Hogares (ENH) 2017, elaborada por el INEGI, señala que el 21 por ciento de las mujeres dejaron de estudiar por motivo del matrimonio o unión, embarazo o el nacimiento de un hijo.

Marina San Martín señaló que en el documento “Mujeres y hombres en México 2018” de INEGI e INMUJERES, la brecha salarial entre hombres y mujeres era de 889 pesos considerando la media del ingreso mensual real de trabajo, con independencia de su edad, escolaridad y situación conyugal.  Las complicaciones durante el embarazo, el parto o en la etapa posterior, derivan, entre otros, por la nula o escasa información. La Organización Mundial de Salud indicó que cada día mueren 830 mujeres por este motivo, que pudieron evitarse.

Resaltó que se ha incrementado la participación de las mujeres en todos los ámbitos (económico, político y social), pero continúan siendo víctimas de violencia. La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 (ENDIREH), elaborada por el INEGI, precisa que el 66.1 por ciento de las mujeres de 15 años y más ha sufrido alguna clase de violencia en su vida: el 41.3 por ciento sexual; el 29 por ciento económica, patrimonial o laboral; el 49 por ciento emocional y el 34 por ciento física.

La información accesible, confiable, verificable, veraz y oportuna, empodera a las mujeres, las hace conscientes de sus derechos y la forma de hacerlos valer de mejor forma, por ejemplo, para tomar mejores decisiones sobre su salud, educación, empleo, la custodia de las y los hijos,  pensiones, sucesiones, entre otros.

Conocer y ejercer su derecho a vivir libres de violencia (física, psicológica, sexual, familiar, económica, laboral, política, etc.), participar plenamente en la vida pública y política. Conocer los servicios públicos, sus beneficios y exigir la rendición de cuentas, conocer las brechas de género y buscar su erradicación, “es un derecho llave que potencia otros, quita asimetrías, nos pone en situación de igualdad y evita la discriminación”.

Marina San Martín destacó que en el INFO Ciudad de México se trabaja todos los días para lograrlo. Recordó la frase de Agnes Macphail: “Yo quiero para mí lo que quiero para otras mujeres: igualdad absoluta”.

Deja tu comentario

Comentarios