Campus

Se crea la Escuela Nacional de Ciencias Forenses

DGCS-UNAM
• Será líder en México en el fortalecimiento de este campo y coadyuvará con la procuración e impartición de justicia con evidencia científica más robusta
• Consolidará la identidad y presencia de la Licenciatura en Ciencia Forense que actualmente imparte la Facultad de Medicina
• En el mediano y largo plazos se diseñarán tres licenciaturas más: Identificación Humana; Seguridad Pública y Política Criminal; y Auditoría Forense

El pleno del Consejo Universitario de la UNAM aprobó crear la Escuela Nacional de Ciencias Forenses (ENaCiF), la primera en su tipo en el país, a fin de continuar formando profesionales altamente calificados en las diversas áreas de estas ciencias; realizar investigación de vanguardia y difundir a la sociedad los conocimientos más actuales, contribuyendo a la solución de problemas del ámbito forense en beneficio de la nación.

La Escuela será líder en México en el fortalecimiento de este campo de estudio y coadyuvará con la procuración e impartición de justicia con evidencia científica más robusta.

Actualmente la UNAM imparte la Licenciatura en Ciencias Forenses de la Facultad de Medicina, que ha recibido siete generaciones -249 alumnos- de las cuales han egresado tres generaciones -92 alumnos-, con una eficiencia terminal de prácticamente el 100 por ciento.

De ellos, la mitad cuenta con trabajo formal en el ámbito forense y están insertos en el área de justicia y/o de derechos humanos en el país, desarrollan investigación y difusión de conocimientos forenses, entre otros. Algunas de las instancias en las que laboran son: Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Fiscalía General de la República, Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el Caso Ayotzinapa, entre otras.

El proyecto de creación de la Escuela señala que es necesario seguir fortaleciendo la identidad y presencia de esta licenciatura, para atender el crecimiento de la demanda de más profesionales en áreas diversificadas de la investigación forense en nuestro país.

En el corto plazo se planea duplicar la matrícula de la Licenciatura en Ciencias Forenses e implantarla en la ENaCiF. También se establecerá un programa de inserción laboral que promueva oportunidades de desarrollo profesional entre los egresados.

Además, se creará un programa de posgrado con sus respectivos planes de estudio y otro de extensión académica, con capacidad de certificar profesionales del área. La profesionalización será una oportunidad significativa para los profesionales forenses que se encuentran en activo. Se pretende que este plan sea desarrollado en un periodo de nueve años -dividido en tres etapas de tres años cada una-.

La propuesta educativa considera, para aquellas asignaturas que lo permitan, la integración de las modalidades e-learning, modalidad totalmente en línea y b-learning (blended learning), modalidad mixta o semipresencial, lo que dará mayor flexibilidad curricular y movilidad a los estudiantes.

En el mediano y largo plazos se plantea diseñar e implementar tres nuevas carreras que se definirán en función de las necesidades de profesionistas forenses en el país, las cuales podrían ser: Identificación Humana; Seguridad Pública y Política Criminal; y Auditoría Forense, con sus respectivas nuevas líneas de investigación.

“A través de los egresados se brindará un apoyo fundamental a la investigación, el servicio de víctimas y de la población en general, al ofrecer soluciones tecnológicas en sus diferentes campos de acción”, agrega el documento.

El proyecto de creación pone énfasis en fortalecer este campo ante la necesidad de entender que los fenómenos no son hechos aislados y que su resolución requiere el abordaje multidisciplinario. El punto de enlace y crecimiento será la ENaCiF, a la que se sumarán diversas escuelas, facultades e institutos de la UNAM. También se buscará la colaboración con diferentes instituciones públicas del país, que van desde lo social, jurídico, político, científico y de gobierno.

Asimismo, señala que los aportes de la ciencia forense se han vuelto indispensables para procurar y administrar justicia, en concreto, para: demostrar que un delito se ha cometido e identificar cuáles son los elementos claves del mismo; asociar a un imputado con una víctima y con el lugar en que se cometió el delito; establecer la identidad de las personas responsables de la comisión de un delito y exonerar a los inocentes; corroborar el testimonio de víctimas, imputados y testigos, y establecer los hechos comprobables de un caso.

La creación de la ENaCiF, subraya el documento, es viable ya que se cuenta con la experiencia y el conocimiento necesarios, con instalaciones independientes que fueron construidas ex profeso ycon un equipo de académicos consolidado.

Para ello se deberán atender requerimientos indispensables como incrementar la planta docente de tiempo completo y la planta administrativa, ampliar el edificio que actualmente alberga a la Licenciatura en Ciencias Forenses y completar el equipo de los laboratorios de docencia.

Deja tu comentario

Comentarios