Ciencia NewsFeed Salud

Una parte recientemente descubierta del esperma podría contribuir a la infertilidad

Universidad de Toledo
Dr. Tomer Avidor-Reiss y Lilli Fishman que trabajan en el estudio. Foto: UT

El centríolo es la única estructura celular esencial aportada por el padre. Es el origen de todos los centriolos en los trillones de células que componen el cuerpo humano adulto. Son estructuras celulares cilíndricas compuestas por agrupaciones de microtúbulos.

La función de los centriolos es dirigir el ensamblaje de los microtúbulos, participando en la organización celular (posición del núcleo y disposición espacial de la célula), formación y función de flagelos y cilios (ciliogénesis) y la división celular (mitosis y meiosis).

Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Toledo (UT) muestra que el padre no dona uno, sino dos centriolos, durante la fertilización, este nuevo hallazgo podría contribuir al conocimiento acerca de la infertilidad y los abortos espontáneos.

Un cigoto, o célula de óvulo fertilizado, necesita dos centríolos para comenzar la vida. Anteriormente se creía que los espermatozoides proporcionan un solo centríolo al óvulo y luego se duplican.

“Dado que el óvulo de la madre no proporciona centríolos, y el esperma del padre posee solo un centriolo reconocible, queríamos saber de dónde provenía el segundo centriolo en el cigoto”, dijo el Dr. Tomer Avidor-Reiss, profesor del Departamento de Ciencias Biológicas de la UT. “Encontramos el centriolo, que se pasó por alto en el pasado porque es completamente diferente del centriolo conocido, en términos de estructura y composición de proteínas”. Por ello lo han llamado “centriolo atípico”.

El centriolo atípico contiene un conjunto pequeño de proteínas necesarias para formar un centriolo completamente funcional después de la fertilización, utilizando las proteínas del cigoto.

“Las anormalidades en la formación y función del centríolo atípico pueden ser la raíz de la infertilidad de causa desconocida en las parejas que no tienen opciones de tratamiento disponibles”, explica Avidor-Reiss. Los autores creen que también podría desempeñar un papel en la pérdida temprana del embarazo y en defectos de desarrollo embrionario.

Este descubrimiento puede proporcionar nuevas pistas para diagnósticos y estrategias terapéuticas para la infertilidad masculina y conocimientos sobre los defectos del desarrollo embrionario temprano, de acuerdo con la investigación que se publicó en la revista Nature Communications.

“La microscopía de súper resolución fue fundamental para este descubrimiento”, dijo Avidor-Reiss. “La tecnología te permite ver proteínas a la resolución más alta”. La Universidad de Toronto, el Instituto Nacional del Cáncer, la Universidad de Michigan y la Universidad de Pittsburgh también contribuyeron a la investigación.

Avidor-Reiss y su equipo están llevando esta investigación al nivel clínico.

“Estamos trabajando con el Departamento de Urología en el Centro Médico de la Universidad de Toledo para estudiar las implicaciones clínicas del centríolo atípico y para averiguar si está asociado con la infertilidad y qué tipo de infertilidad”, dijo Avidor-Reiss.

Deja tu comentario

Comentarios