Academia Campus NewsFeed

¿Qué es la ciencia de datos y quiénes pueden estudiarla?

Omar Páramo

Tom Davenport —el llamado gurú de la analítica moderna— calificó a la Ciencia de Datos como “el trabajo más sexy del siglo XXI”, ¿pero en qué consiste esta labor? Para despejar dudas, y para despertar vocaciones, el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM invita a participar en sus pláticas informativas para ingresar a dicha licenciatura.

La primera vez que se mencionó el título de “científico de datos” fue en 2008, por no haber otro término para referirse a los especialistas de Facebook y LinkedIn que a diario procesaban avalanchas de material para transformarlas en información digerible y precisa. En apenas 13 años esta actividad se ha mostrado tan necesaria que se calcula que, en 2021, entre el 50 y 70 por ciento de los empleadores solicitará al menos a uno de estos profesionistas para sus empresas.

Y es que las aplicaciones para esta disciplina son tan diversas que no se les puede enumerar, pues pueden ir desde crear radiografías detalladas de cómo opera la Bolsa hasta mapas para comprender el comportamiento del nuevo coronavirus y anticipar cómo se esparcirá (como dan cuenta algunos proyectos desarrollados en la UNAM).

Debido al alto nivel de conocimientos requeridos, quienes deseen inscribirse en esta licenciatura antes deberán haber aprobado cuatro semestres en Actuaría, Física o Ingeniería en Computación —entre otras carreras afines— para luego cursar cuatro más en el IIMAS.

Pero antes, señalan los responsables del plan de estudios, es importante que los aspirantes tengan claro qué es la Ciencia de Datos y cuál es su aplicación, por lo que han organizado estas pláticas.

Sobre este punto, el investigador del IIMAS Fabián García Nocetti escribió en la revista Nexos que, aunque muchos toman por sinónimos big data y ciencia de datos, “la primera se refiere a la gestión y procesamiento de datos; mientras, la segunda involucra conocimientos de uno o más campos: finanzas, medicina, geología, matemáticas, computación, estadística y el área de dominio en particular, y toma en cuenta aspectos de investigación como prueba, hipótesis y variación de los resultados”.

Dewey ya lo sabía: el futuro es hoy

 Pese a ser tan nueva, esta disciplina puede aplicarse a todo ya que un dato, por más aséptico que suene el término, es en realidad casi cualquier cosa: un número, una letra, una palabra, un cromosoma, una molécula, una nota musical, es decir, cualquier elemento capaz de concebirse como una unidad, y quienes se dedican a esto lo que hacen es sacar información a partir de este cúmulo de datos, pero mediante metodologías científicas y con todo el rigor posible.

Por ello, quienes egresen de la carrera deberán desarrollar su capacidad de dialogar con personas de lo más variado, pues bien podrían trabajar de la mano con urbanistas en un mejor diseño de ciudades; con economistas para entender los intríngulis de los mercados; con biólogos para expandir la genómica; con químicos para fabricar mejores fármacos, o en cualquier área donde el análisis de datos resulte de provecho, es decir, en prácticamente todas.

Esta carrera arrancó en la UNAM en 2019 (la primera generación está por graduarse), aunque la idea de crearla data de 2015, cuando un grupo de académicos coincidió en que, de no echar a andar este plan de estudios, la Universidad quedaría rezagada en el concierto global.

Si consideramos que el total de datos digitales en el mundo en 2020 era de 59 zettabytes (59,000,000,000,000,000,000,000 de bytes) y que cada segundo se crean 1.7 megabytes por cada persona en el planeta, queda muy claro el amplio campo de trabajo que hay para estos profesionales. Es un poco como planteaba Tom Davenport cuando decía: “Pensemos en este enorme cúmulo de datos como en una ola épica que apenas se está formando. Si quieres montarte en ella antes de que rompa necesitarás de gente que sepa surfear”.

Las Pláticas Informativas para el Ingreso a la Licenciatura en Ciencias de Datos se impartirán, vía Zoom, el 8 de marzo a las cuatro de la tarde, el 23 de marzo a las 10 de la mañana y el 9 de abril al mediodía. Para solicitar acceso a ellas es necesario enviar antes un correo electrónico a la dirección: cienciadedatosunam@gmail.com.

 

Deja tu comentario

Comentarios