Academia Campus Medio Ambiente Salud

¿Por qué el cambio climático afecta la salud de las mascotas?

Michel Olguín Lacunza
Es muy importante la desparasitación constante de las mascotas, sobre todo durante los climas cálidos

 

El cambio climático ha afectado al planeta en varios aspectos, desde los fenómenos meteorológicos hasta la contaminación, pero quién imaginaría que también afectaría en la salud y la vida cotidiana de nuestras mascotas. 

De acuerdo con Fausto Reyes Delgado, director médico del Hospital Veterinario UNAM Banfield, los parásitos que viven en nuestras mascotas se desarrollan mejor en climas cálidos y regularmente en la Ciudad de México esta temperatura surge desde marzo hasta octubre.

Con el cambio climático el ambiente cálido está presente la mayor parte del año, y al igual que muchos organismos, los parásitos dependen de las condiciones ambientales del planeta. “Ellos se desarrollan mucho más fácil en condiciones ambientales donde hay una temperatura cálida y mayor humedad”.

Los parásitos se dividen en dos grandes grupos: endoparásitos que viven dentro del cuerpo, como son protozoarios, gusanos planos y gusanos redondos y los ectoparásitos que habitan fuera del cuerpo, como son pulgas, piojos, garrapatas y chinches.

 En época de calor se da una explosión en el aumento de casos de pulgas, piojos, garrapatas y chinches y disminuye cuando baja la temperatura. Estos organismos para desarrollarse requieren una temperatura de 19 grados centígrados y mayor humedad, como es la lluvia, condiciones que posee la Ciudad de México.

Sin embargo, cuando la temperatura se modifica y comienza el frío este tipo de parásitos se adapta. “Por ejemplo, se han encontrado huevos de parásitos externos congelados en zonas muy frías y cuando se llevan a un clima cálido eclosionan”.

Lo mismo pasa con los endoparásitos, cuando ponen sus huevos están muy bien protegidos y explosionan justo cuando tienen las condiciones medioambientales correctas.

Por tal motivo, es muy importante la desparasitación constante de las mascotas, sobre todo durante los climas cálidos. “Si no llevamos un buen calendario de desparasitación no vamos a cortar el ciclo y constantemente surgirán de nuevo tanto en los perros como en los gatos”.

¿Cómo atenderlos?

Existe una gran cantidad de productos para los parásitos externos, desde collares, champús, jabones, pipetas, pastillas y hasta tabletas.  Actualmente la gran mayoría de estos productos tienen una duración de uno a tres meses. “Por eso es importante llevar a la mascota con el veterinario y así crear un calendario de acuerdo a sus necesidades”.

El veterinario tiene ese conocimiento y puede establecer un calendario para la piel de la mascota, de uno a tres meses, según sea la presentación del producto. “Debe convertirse en un hábito”.

El problema común y grave en América Latina es que si un propietario no detecta una pulga o una garrapata en el perro, considera que no debe desparasitarlo, pero cuando ya la pulga subió seguramente las enfermedades ya están dentro de la mascota.

En cuanto a los parásitos gastrointestinales se debe tomar en cuenta qué tipo de parásito tiene y el ciclo que maneja, para así atacar en la situación correcta. Para esto, es importante que el veterinario tommuestras del laboratorio y verifique qué tipo de parásito tiene la mascota.

Un “perrito” o “gatito” puede desparasitarse en junio y es factible repetir el procedimiento a finales del mismo mes o a principios de julio. Todo depende de sus hábitos diarios, si sale a pasear en zonas de recreo y convive con otros perros. Se recomienda desparasitar más seguido, pero si es un ejemplar que se queda en casa la mayor parte del tiempo puede realizarse dos a tres veces al año. 

Deja tu comentario

Comentarios