Deportes

“Nunca se den por vencidas”: Dania Padilla, capitana del equipo femenil de Pumas

Fabiola Méndez/Myriam Nuñez
Aconseja a las nuevas generaciones de niñas que nunca se den por vencidas porque los sueños son para cumplirse

 

 

 

El gusto por el futbol de Dania Padilla, capitana del equipo femenil de Pumas, nació desde muy niña. A los cinco años acompañaba a su mamá a los entrenamientos de sus hermanos mayores y le insistía para que también la dejaran jugar.

A pesar de que su mamá no estaba convencida de permitirle jugar, habló con el entrenador de sus hijos para que le dieran la oportunidad de ser parte del equipo. “Yo era muy bajita, pero el entrenador le dijo a mi mamá: ‘Si la niña no llora se puede quedar’ y hasta la fecha no he llorado”.

Dania perteneció al equipo varonil y ganó varios campeonatos.  En la adolescencia ingresó a su primer equipo femenil: Andrea´s soccer.

Tiempo después tuvo que dejar de lado el deporte para estudiar la preparatoria y la universidad. Su sueño de ser futbolista se detuvo durante algunos años.

Al inicio jugó como defensa, “quería ser igual que Puyol”. Como universitaria regresó a su equipo Andrea’s Soccer y en un partido contra Pumas “la visorearon”.

Para la capitana de los Pumas representar a la UNAM es un orgullo, siente mucho los colores del equipo, le da un valor muy importante. “Me gané mi lugar en todos los sentidos porque ingresé por examen de selección, a la UNAM la defiendo con todo lo que tenga y pueda. La Universidad es pasión, educación, cultura, historia, la conciencia que te genera y trato de representarlo dignamente, estos colores y el escudo se defienden a muerte porque Por mi Raza hablará el espíritu”.

Lo más difícil que le ha tocado aprender son las derrotas, las lesiones que ha tenido y romper los estereotipos, pero “vamos por buen camino”.

Antes de ser capitana se dedicaba a  las bases de datos, un trabajo que dejó de lado por jugar en el futbol profesional. A Dania no le costó dejar el trabajo fijo que ya tenía, le costó más convencer a sus padres que seguiría su sueño.

Sus compañeras en Pumas la eligieron para la capitanía por lo entregada, responsable y por representar todo lo que querían transmitir a sus seguidores. “Es una responsabilidad enorme pero que asumo con mucho orgullo”.

Dania sale a  entrenar y entregar en cada juego su pasión por el deporte, quiere transmitir lo que es el futbol femenil. Hay que picar piedra para que las próximas generaciones de jugadoras tengan mejores oportunidades: en salarios, patrocinadores, campeonatos y mundiales. “Este proyecto lo tenemos que explotar día a día  y buscar la equidad en todos los deportes, trabajando es la mejor forma de enfrentar las situaciones actuales de inequidad”.

“A las nuevas generaciones de niñas les diría que nunca se den por vencidas porque los sueños son para cumplirse, la mejor fórmula es amarse así mismas, amar lo que haces y apasionarte por lo que se vaya hacer y valorar lo que pase porque eso les ayudará a ser mejores personas y deportistas”.

Entre sus proyectos está ganar la liga, llegar a la selección mayor, a largo plazo ir a otro país a jugar,  pero ahora seguirá guiando a su equipo “apasionándolas por el futbol como yo”.

Pumas femenil se enfrentará en cuartos de final a Monterrey (el viernes y el lunes), al ubicarse en el quinto puesto del torneo Guardianes Clausura 2021.

Sigue al equipo de las pumas a través de sus redes sociales como @PumasMXFemenil

 

Deja tu comentario

Comentarios