Campus Ciencia Humanidades

Los tres últimos años han sido los más calurosos desde que hay registros

Patricia López / Imagen y edición: Francisco Medina

De acuerdo con datos de la Organización Meteorológica Mundial, 2015, 2016 y 2017 han sido los tres años más calurosos desde que existen registros. Sólo el año pasado la temperatura media en la superficie del planeta fue 1.1 grados superior a la de la época pre-industrial, de 1880 a 1900.

“Lo más importante de estos datos es la tendencia, que es creciente desde que hay registros. La temperatura es muy superior a la de la era pre-industrial y durante toda esta década el calentamiento es bastante fuerte”, señaló Paulina Ordóñez Pérez, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

Ordóñez subrayó que, más que los años en lo individual, lo relevante es analizar los datos a una escala de tiempo más amplia, con estadísticas. “17 de los 18 años más calurosos están en el siglo XXI, el anterior fue 1998, y aunque algún año baje, la tendencia es creciente durante todo el siglo. Eso es lo realmente llamativo”, recalcó.

Explicó que en los estudios de cambio climático uno o dos años no son representativos, pero sí lo es la continuidad. “Cuanta más larga sea la serie, más significativa es la estadística”, detalló.

Para hacer una climatología se requieren al menos 30 años de registros, y en varios ciclos de 30 las cifras de temperatura van a la alza, coincidiendo con la presencia humana en la Tierra.

“Estamos trabajando con datos de casi 140 años y la tendencia al calentamiento es significativa. La serie analizada a lo largo del tiempo ya es muy larga, por lo que los resultados son muy sólidos”, añadió.

Lo que se considera desde 1880 son datos instrumentales y continuos, porque antes se usaban proxys climáticos, que son variables no climáticas que se obtenían de sedimentos, de hielo encapsulado y de los anillos de los troncos de los árboles, que dicen qué pasó en siglos anteriores.

“Aquí estamos hablando sólo de datos instrumentales, medidos con termómetro, barómetro, pluviómetro, etcétera. Desde que existen estos datos, estos últimos tres años han batido el récord”, agregó.

Cambios climáticos naturales, muy lentos

De la historia de la Tierra, aclaró Ordóñez, se tienen registros de cambios climáticos naturales, que tuvieron una transición muy lenta, a comparación del cambio climático actual, que es muy abrupto.

Estos datos le dan solidez al concepto del Antropoceno, que describe una era donde el ser humano ha perturbado, hasta su modificación, al planeta y su clima.

“El ser humano puede interferir en el clima y en todas las condiciones de la Tierra, eso se sabe desde hace mucho, desde los griegos y la Edad Media. Pero en este siglo lo estamos constatando”, señaló.

Ordóñez destacó que en nuestra época vivimos la emisión de gases de efecto invernadero como normales, “pero no lo es, es un fenómeno nuevo de nuestra era”, afirmó.

El aumento de 1.1 grados en la temperatura promedio del planeta que ocurrió en 2017 es alarmante. “Los expertos coinciden en que si sobrepasamos dos grados puede haber cambios irreversibles en el sistema climático, y hay proyecciones de hasta cuatro grados”, afirmó.

Pese a ese dramático escenario, Ordóñez consideró que aún estamos a tiempo de revertir la tendencia de cambio climático.

“Estamos a tiempo sin duda. Todo depende de nosotros. Hay ciertos gases que van a permanecer en la atmósfera aunque dejáramos de emitir ya, pero puede parar al cabo de los años. Está en nuestras manos poder revertirlo, evitar llegar a los dos grados y disminuir las cifras actuales”, señaló.

Ordóñez opinó que los cambios dependen en gran parte de los políticos, porque tienen los medios para facilitarnos ciertas políticas ambientales. “Pero depende también de los ciudadanos, de nuestra voluntad, de poder nuestra granito de arena usando bicicleta y separando la basura, por ejemplo”, finalizó.

Deja tu comentario

Comentarios