Campus

Los mapas, entre la representación de un territorio y una expresión artística

Daniel Francisco/Diana Rojas

La conciencia individual de la ubicación nunca había estado tan marcada. Todos los días hacemos mapas. Construyes una visión del espacio a partir de tu celular, señaló Manuel Suárez Lastra, director del Instituto de Geografía.

Durante la charla Reconstruyendo Mundos: Mapas Reales e Imaginarios efectuada en la edición 35 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FILG), acompañado por María Emilia Beyer, directora de Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM y Sergio de Régules, divulgador de la ciencia, Suárez Lastra acotó que los mapas más interesantes son los que reflejan las interacciones que suceden en el territorio, las interacciones que suceden entre la naturaleza y el ser humano. “Pueden plasmar dónde hay una ciudad o dónde hay un área agrícola, también pueden mostrar el tipo de personas que habitan la ciudad”.

Indicó que cuando vemos un atlas y comparamos los mapas, las características culturales se relacionan con las características físicas del territorio. “Es decir, en un lugar donde al agua es escasa probablemente haya cuestiones religiosas asociadas a una apreciación del agua mucho más fuerte que donde el agua es abundante”.

Por su parte, María Emilia Beyer, moderadora del encuentro, destacó que los mapas están presentes en el imaginario popular de manera constante y a veces ni siquiera nos percatamos de que muchas de las grandes obras de la literatura tienen detrás un mapa, que a veces no llega a la obra, por ejemplo, Crimen y castigo, de Fiódor Dostoievski tiene un mapa mental fabuloso. Ese mapa no está en la obra pero está implícito. Hay muchos mapas mentales que dirigen el rumbo de las historias.

Precisó que los mapas tienen una serie de caminos por los cuales uno deja ir el pensamiento, tienen una serie de significados. Los utilizamos de muchas maneras. Desde los de escritores hasta el del genoma humano que trata de entendernos en la intimidad hasta lo más profundo de nuestro ser y por supuesto los terrestres y los de la bóveda celeste.

En tanto, Sergio de Régules, afirmó que hoy podemos tomar un aparato y nos dice dónde estamos y nos da la escala que queramos. Las primeras respuestas dependieron de observaciones astronómicas. Los mapas hasta hace muy poco se hicieron a partir de observar los astros y de hecho un elemento esencial de ellos es primero descubrir que la Tierra era redonda y eso se hizo básicamente mirando fenómenos celestes.

Suárez Lastra dijo que los avances tecnológicos dependen de los lugares. “No puedes tener una civilización en la que se desarrolla la navegación si no tienes ríos navegables, si no tienes un mar. La forma en la que evoluciona el ser humano depende del lugar en donde está, las características del lugar y eso es lo que nos pueden decir los mapas.

“Cuando tienes un mapa que plasmas en papel, que ya no es imaginario, reflexionó, entonces tienes una escala, tienes coordenadas, tienes unas serie de elementos que se identifican con lo físico y que te permiten hacer que el mapa sea útil.”

Un gráfico

Hay dos ámbitos desde los cuales se crítica a los mapas, añadió Suárez Lastra. Desde el ámbito de las ciencias duras un matemático probablemente diría: un mapa no es más que un gráfico. “El mapa es mucho más que eso, es una representación de territorio y hasta una expresión artística en muchos casos. Y hay una crítica desde la misma geografía que dice que los mapas no representan la realidad y es completamente cierto, es decir, un mapa no puede contener todas las características que hay en un espacio. Los mapas tienen que representar síntesis de los espacios y al representar una lo que estás haciendo es una serie de inferencias que no te permite plasmar la realidad como la estás viendo. Estás planteando una interpretación de la realidad. Esa crítica de que no representa la realidad, desde mi punto de vista, es la fortaleza principal de los mapas. Si lo que quisieras es plasmar la realidad de un mapa, pues mejor la ves”.

Suárez Lastra asentó que los mapas suelen estar basados en otros, son productos interdisciplinarios y la interacción es fundamental para poder hacer cartografía. Si un mapa no tiene escala no sabes adónde vas, tienes que identificar dónde está el norte, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios