Academia Deportes

Lograr ser la sede de las Olimpiadas: retos y oportunidades

María Eugenia Fabro
“El principal desafío que enfrenta el país sede es ofrecer un proyecto que resulte viable para el Comité Olímpico”, afirmó César Salazar, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

 

Es fundamental garantizar la infraestructura necesaria para el amplio número de actividades que se realizan, incluyendo gimnasios, albercas y estadios para la práctica de una gran cantidad de disciplinas deportivas.

La creación de la villa olímpica que albergará a los deportistas, constituye un punto esencial en la generación de infraestructura. Equiparla es un desafío para los organizadores, se realiza una erogación significativa en infraestructura para un evento que durará apenas dos semanas. Por eso, tal como se ha publicado en la prensa, utilizar muebles de cartón en la Villa Olímpica resulta una idea adecuada.

Explicó que la viabilidad del evento radica en que exista conectividad y movilidad entre las distintas sedes, no sólo para los deportistas que participan, también para la enorme cantidad de personas que llegarían de todo el mundo atraídas por los Juegos Olímpicos.

Aclaró que un contexto marcado por una pandemia como el actual, donde no hay público extranjero ni tampoco el público local que concurra a los estadios, anula un aspecto importante del proyecto vinculado a la masiva afluencia de turistas durante la competencia.

Las cifras estimadas en la inversión generalmente no coinciden con los números reales. El proyecto ejecutivo que se presenta para la candidatura de las ciudades a ser sedes olímpicas, contempla ya el presupuesto estimado necesario para construir la infraestructura, modernizarla o actualizarla según el caso.

El economista destacó que el plan ejecutivo también debe detallar las fuentes de financiamiento, para el comité olímpico es indispensable asegurar la concreción de cada uno de los eventos deportivos en tiempo y forma. Salazar lo describe de esta manera: “Regularmente siempre hay modificaciones en los costos, puede haber incrementos de los insumos a nivel internacional, las devaluaciones podrían elevar los costos en moneda extranjera, si fuera el caso, también podrían surgir problemas técnicos que aumenten los precios de las obras que se realizan independientemente del presupuesto inicial.

Ganar la sede para los juegos olímpicos a cualquier costo

Consideró que es indispensable comprobar la fortaleza financiera de las naciones para garantizar la infraestructura necesaria a la hora de postularse como sede organizadora de los juegos. Es importante evaluar la gestión financiera del plan de negocios, pues quizá algunos países se empecinan en organizar las Olimpiadas pero carecen de los recursos necesarios a mediano y largo plazo. Ante un panorama adverso y frente a la necesidad de cumplir con compromisos internacionales previamente establecidos, los estados se ven obligados a contraer deudas poniendo en riesgo la estabilidad económica de los países.

¿Vale la pena construir una infraestructura gigante y onerosa, para utilizarla durante sólo dos semanas?

La construcción en un país genera efectos multiplicadores sobre el ingreso. Consideró fundamental cuidar la inversión para evitar efectos negativos a largo plazo por no saber cómo manejar las deudas. Explicó que la infraestructura por instalaciones deportivas y la infraestructura urbana se financian mediante el gasto público. Esto impacta sobre los ingresos del país, especialmente si el proyecto contempla utilizar recursos naturales y elementos de fabricación nacional. Por otra parte, comentó, las cadenas de TV de todo el mundo pagan para contar con los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos. Esto genera un beneficio económico significativo para el país organizador, se trata de una cantidad considerable de dinero que se reparte entre el gobierno, el Comité Olímpico internacional y su homólogo a nivel local. Asimismo, respecto de los retornos para la sede, cuando el gobierno realiza una obra pública, esa construcción genera ingresos y entonces el Estado recupera algo de la inversión a través del cobro de impuestos, impactando a su vez en una red más amplia de población. En circunstancias normales, para el desarrollo de los Juegos Olímpicos, otro retorno significativo es la venta de boletos para determinado evento, por ejemplo, a estadio lleno.

Concluyó que, fuera de la pandemia, el turismo vinculado indirectamente a las Olimpiadas generaría cuantiosos ingresos para el país organizador, pues seguramente miles de visitantes elegirían recorrerlo más allá de la competencia deportiva.

Deja tu comentario

Comentarios