Academia Medio Ambiente Salud Sociedad

Las abejas: heroínas polinizadoras

Redacción

 

A pesar de su diminuto tamaño, tienen una papel fundamental en nuestro planeta. Su simple existencia es una de las maravillas de la vida y su extinción podría traernos grandes problemas. La abeja es uno de los insectos que causan una mayor admiración a las personas por su gran labor.

Las abejas son insectos sociales que gustan por formar en la colmenas sus grandes colonias, las cuales nos han proporcionado desde hace cientos de años miel y cera de abeja.

Aunque el cerebro de las abejas es del tamaño de una semilla, estos insectos son tan inteligentes, que dentro de sus múltiples habilidades, tienen funciones interconectadas para preservar la salud de la colmena, la cual usualmente tiene una población de entre 30 a 80 mil abejas. Existen tres tipos de castas: obreras, reina y zánganos.

Las abejas obreras hacen “las labores del hogar”. No pueden reproducirse, debido a que son hembras más pequeñas que la reina. Su promedio de vida es de 3 meses y no salen de la colmena hasta que pasan 21 días. De manera general, entre sus tareas, deben cuidar y alimentar a las larvas con jalea real (que contiene  proteínas, azúcares, lípidos y vitaminas).

Además de ser niñeras, entre las obreras también hay tareas bien delimitadas. La obrera cerera se encarga de construir los paneles de cera; las almacenadoras, reciben el alimento y lo colocan en los panales; las guardianas, vigilan que no entren abejas de otras colmenas ni avispas y las ventiladoras generan corrientes de aire y deshidratan el néctar.


En cuanto a la abeja reina su labor si bien es sencilla, es vital. Ella se encarga de poner los huevos de donde saldrá la nueva generación de abejas. No hay más de una abeja reina por colmena, pero si esta muere es sustituida por una obrera, a la cual alimentan con jalea real.

Finalmente, los zánganos no trabajan. Su función se reduce en comer y esperar para reproducirse. Alrededor de 20 zánganos logran aparearse con la reina. Cuando cumplen su función, en invierno, son expulsados de la colmena, esto como medida de austeridad para la supervivencia de ésta.

Graves peligros para las heroínas

Al ser uno de los polinizadores cruciales, la importancia de la abeja . Las abejas polinizan cultivos de alfalfa, girasoles, cerezas, entre otras. De las 20 mil especies que existen en el mundo, el 85% de ellas polinizan cultivos y frutas. Sin embargo, desde 1990 su tendencia va a la baja.

El auge de la actividad agrícola ha provocado que muchas de las abejas pierdan su hábitat; de igual manera, el uso de plaguicidas en plantas las afecta y finalmente, otro factor que ha provocado su disminución es el aumento de las temperaturas debido al cambio climático.

Deja tu comentario

Comentarios