Investigación Medio Ambiente NewsFeed Sociedad

La Ciudad de México se está hundiendo a un ritmo alarmante e imparable poniendo en riesgo la infraestructura y el suministro de agua

Science Alert
Ciudad de México, centro histórico. Imagen: El Universal

Después de siglos de drenaje de agua de los acuíferos subterráneos, el lecho del lago en el que se asienta la Ciudad de México se ha vuelto cada vez más seco, lo que hace que las capas de arcilla se compriman y agrieten a un ritmo imparable. Esto no solo pone en riesgo la infraestructura, sino que también amenaza la seguridad del agua para millones de personas.

Todo esto según un reciente estudio publicado en Advancing Earth and Space Sciences.

A pesar de poner fin a la perforación de aguas subterráneas en la década de 1950, 115 años de datos de nivelación y 24 años de datos de GPS han descubierto que la ciudad continúa hundiéndose aproximadamente al mismo ritmo.

“Incluso si se elevaran los niveles de agua, no hay esperanza de recuperar la gran mayoría de la elevación perdida y la capacidad de almacenamiento perdida del acuitardo”, escriben los autores. Un acuitardo es una región que restringe el flujo de agua subterránea de un acuífero a otro.

Imagina una huella en la arena mojada. Cuando se quita el pie y el agua vuelve a filtrarse, la huella comienza a llenarse una vez más, como una almohada hundida que se vuelve a inflar. Sin embargo, el peso continuo de una ciudad en expansión y la extracción constante de agua subterránea hacen que un mayor hundimiento sea en gran medida inevitable. El hecho de que esta inmersión también se esté produciendo en regiones aún no lastradas por la urbanización es especialmente preocupante.

“Si pones edificios pesados en ese tipo de terreno y usas cimientos poco profundos, el suelo se compacta”, dijo el ingeniero geotécnico Eddie Bromhead de la Universidad de Kingston en Londres. “Esto además de sacar el agua, es la razón por la que la Ciudad de México es un desastre”.

Los científicos notaron por primera vez que la Ciudad de México se hundía a principios del siglo XX, a una velocidad de aproximadamente 8 centímetros por año. Para 1958, eso había aumentado a 29 centímetros por año, lo que llevó a la decisión de limitar la cantidad de agua que se podía extraer de los pozos en el centro de la ciudad. Después de eso, la tasa de hundimiento volvió a menos de 9 centímetros por año, pero en las últimas dos décadas, los datos de mayor resolución han revelado una tasa constante de hasta 40 centímetros por año en el centro histórico de la ciudad.

Usando datos modernos, los investigadores ahora estiman que las láminas de arcilla debajo de la Ciudad de México podrían finalmente comprimirse en un 30%, y aunque eso no sucederá hasta dentro de 150 años más o menos, hay poco que podamos hacer para detenerlo. Hoy, la arcilla superior de la ciudad ya está compactada en un 17%, y los autores dicen que estos cambios son “casi totalmente irreversibles”.

Por supuesto, no todas las partes de la ciudad se están hundiendo al mismo ritmo. Algunas áreas ya se han hundido debajo del lecho del lago original, mientras que otras permanecen en un terreno ligeramente más alto. Si bien esta falta de hundimiento uniforme puede parecer algo bueno, en última instancia conduce a un mayor riesgo de fracturación intensa de la superficie, que puede dañar la infraestructura y causar contaminación de los suministros de agua.

La lluvia y el agua de manantial que corre por las montañas que rodean la Ciudad de México han dejado a la ciudad hundida y especialmente propensa a las inundaciones. A medida que la arcilla debajo de ella se hunde y se agrieta aún más, los autores temen que este fuerte flujo descendente de agua finalmente se filtre hasta el agua subterránea, introduciendo contaminantes.

Actualmente, el 70% del agua potable de la ciudad proviene de pozos de extracción de agua subterránea, lo que continúa agotando los acuíferos de la región. Si esta agua se contamina, “eventualmente prepararía el escenario para una crisis de contaminación del agua”, señalan los autores.

Sin un sistema generalizado para reutilizar las aguas residuales o recolectar agua de lluvia, la ciudad luchará cada vez más por satisfacer la demanda de suministro de agua. Ya 1.1 millones de casas en la ciudad en expansión carecen de acceso a agua potable, y la mayor parte de las fisuras y fracturas del suelo se están produciendo en áreas de bajo nivel socioeconómico.

Aquellos residentes lo suficientemente ricos pueden permitirse mudarse a áreas menos vulnerables o comprar agua en otro lugar. Pero si no se toman pronto medidas drásticas, el resto se verá obligado a hundirse junto con la tierra.

Fuente: Science Alert

Deja tu comentario

Comentarios