Nacional

Justicia por mano propia

Daniel Francisco /Nayeli Manuel
La gente está harta, eso es evidente, pero además de eso, muchas veces ha agotado las vías para exigir que el Estado intervenga

Lo que comúnmente se cree y se repite es que los actos de violencia más o menos colectiva son irracionales. Es una lectura muy básica del asunto. Cuando uno va y hace entrevistas posteriores con los involucrados, se descubre que hay racionalidad y coherencia en los discursos de la gente, señala Elisa Godínez, becaria posdoctoral en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Acota que la gente está harta, eso es evidente, pero además de eso, muchas veces ha agotado las vías para exigir que el Estado intervenga. En uno de los casos que estudia, los vecinos decidieron que la única manera de retomar cierto nivel de control en sus calles, en su vecindario, fue organizarse y comprar alarmas, compartir silbatos. En eso no hay nada de irracional

La politóloga por la UNAM realiza la investigación Justicia por mano propia en la zona metropolitana del Valle de México. Se centró en un estudio comparativo de dos colonias, una del Estado de México y otra en la Ciudad de México -parte norte- para analizar estos casos de justicia por mano propia. Para el segundo año continuará un poco con el tema, sólo que ahora va a enfocarse en el uso de la tecnología, las redes sociales, la parte mediática del fenómeno y analizar la parte de la dimensión de genéro.

Los hechos vinculados a la justicia por mano propia, son temas muy ligados a la parte mediática “porque precisamente la única manera, la primera manera y la manera más superficial que tenemos todos de enterarnos del problema es a partir de lo que sale en los medios de comunicación, que normalmente lo tratan de manera escueta, no profundizan en un problema que es cada vez más creciente, que tiende a estigmatizar a las poblaciones que participan en estos hechos. No quiere decir que los justifiquemos pero sí creo que hay entenderlo socialmente”.

Precisa que justamente el uso de tecnologías, dispositivos y demás “hace primero que las noticias corran más rápido y al mismo tiempo la gente utiliza los dispositivos para registrar estas cosas y entonces ese material se sube a las redes, ya sea por medios de comunicación establecidos o de manera voluntaria y se viralizan”.

Agrega que no deja de ser preocupante la reproducción de la violencia. “Muchas veces los medios de comunicación, de manera irresponsable, son muy superficiales en su tratamiento y/o difunden estas cosas sin advertencias. Quienes nos dedicamos a investigar y la sociedad en general debería exigir que tuviera un tratamiento con mayor cuidado, no sólo las violencias de justicia por mano propia, sino en general toda la gama de violencias que desafortunadamente padecemos en México”.

Deja tu comentario

Comentarios