Campus Ciencia Cultura

Julieta Fierro y la divulgación de la ciencia

Michel Olguín Lacunza / Diana Rojas García
De acuerdo con la académica universitaria, la fórmula para realizar divulgación científica es muy fácil; sólo se trata de pensar los temas con mucho amor y no tener miedo en probar cosas nuevas

Todo empezó cuando no había nada, sólo oscuridad, de pronto una energía que habita en el vacío creció, surgió el tiempo y el espacio, y de una masa más pequeña que una uva, se expandió y aparecieron las nebulosas, estrellas y galaxias.

Y después de 13 mil 800 millones de años, desde la Tierra ubicada en el barrio del Sistema Solar en la Vía Láctea, Julieta Fierro Gossman, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM, se dijo a sí misma: “toda la gente debería conocer el origen y las grandes maravillas de nuestro Universo”.

Desde pequeña descubrió su amor por la ciencia, y cuenta que a veces siente desesperación cuando no se comunican sus maravillas, sobre todo, si se trata de la astronomía.

El miércoles 14, Fierro Gossman charló con jóvenes universitarios en la Biblioteca Central de la UNAM. Ahí, les transmitió su pasión por la divulgación de la ciencia.

La experta en materia interestelar resaltó que es importante transmitir el conocimiento como a uno mismo le hubiera gustado que le contaran las cosas. También es importante obtener recursos, enfatizó. Para ello, debe hablarse con el corazón a los donadores de fondos que ayudan con esta labor, y al mismo tiempo, ser honestos con estos recursos.

De acuerdo con la académica universitaria, la fórmula para realizar divulgación científica es muy fácil; sólo se trata de pensar los temas con mucho amor, conocer al público meta, generar experiencias agradables, y no tener miedo en probar cosas nuevas.

Para ejemplificar, les contó a los estudiantes sobre la expansión del Universo, que se encuentra en constante aceleración debido a un combustible desconocido y que los astrónomos han llamado energía oscura.

Otro misterio sin resolver es la materia obscura. Fue descubierta por los científicos al detectar cuerpos celestes que gravitan alrededor de objetos invisibles, pero lo más increíble de todo esto es saber que tanto la materia como la energía oscuras corresponden al 70 por ciento del Universo, y que el 0.005 pertenece a la luz y el restante son las estrellas.

De la luz —como las ondas de radio, rayos X y radiación— es de donde la humanidad ha sacado la mayor parte de la información del misterioso espacio interestelar. “Es hermoso contarles a las personas todos estos datos”, dijo.

Fierro Gossman aseguró que la ciencia ha logrado avanzar gracias a las preguntas planteadas sin respuesta. Y recuerda que comenzó con la divulgación a partir de una ocasión donde fue invitada a un canal de televisión para charlar sobre por qué febrero tiene 28 días.

Desde ese momento, la astrónoma sintió agrado por comunicar a la gente y desde entonces se ha dedicado con mucho cariño a esta labor.

Una joven le preguntó cuál ha sido su mayor reto, y la científica respondió: “Haber visitado a los países árabes para divulgar la ciencia. Aunque a mí me trataron bien fue horrible ver como denigran a las mujeres, sólo he regresado porque es importante dar a conocer los avances de la ciencia”.

En contraste, evocó que una de sus mejores experiencias fue acudir a la India donde se presentó con unos niños que no hablaban inglés, así que sólo realizó experimentos sin hablar y todos ellos le demostraron con sus sonrisas que estaban encantados.

Deja tu comentario

Comentarios