Ciencia Historia NewsFeed

Hallan primer fósil de ave con un huevo preservado en su interior

Nature
Ave-momia-fósil-UNAMGlobal
Esta ave antigua, llamado Avimaia schweitzerae, vivió hace unos 110 millones de años en lo que ahora es el noroeste de China. Los análisis del fósil revelaron que el cuerpo del ave contenía un huevo cuando murió. Imagen: Science News

Hace unos 110 millones de años, un pájaro del tamaño de un gorrión murió con su huevo todavía dentro de su cuerpo. Este pájaro aplanado y deteriorado por el paso del tiempo contiene el primer huevo de ave sin engendrar que se conserva en un fósil. La madre, un animal del tamaño de un gorrión, debió de vivir hace unos 110 millones de años y murió cuando el huevo aún estaba dentro, según un estudio publicado en Nature Communications.

El fósil fue desenterrado hace 11 años en el noroeste de China. En 2018, los paleontólogos dirigidos por Alida Bailleul del Laboratorio Clave de Evolución de los Vertebrados y Orígenes Humanos, en Beijing, observaron de cerca y notaron algo extraño: el ave tenía una hoja de tejido extraño entre sus huesos púbicos. Al examinar un pedazo de tejido bajo un microscopio, Bailleul descubrió que era de un huevo.

La ave, una especie recién identificada, fue nombrada Avimaia schweitzerae en honor al trabajo de la paleontóloga Mary Schweitzer sobre tejidos blandos fosilizados. Otros análisis revelaron más sorpresas. El esqueleto de la ave madre contiene trazas de hueso medular, un tejido que contiene calcio que ayuda en la formación de la cáscara del huevo. Es la evidencia más sólida hasta ahora que las aves antiguas produjeron este tejido durante la reproducción.

La cutícula del huevo, la capa más externa de la cáscara, contiene diminutas esferas minerales similares a las esferas en las cutículas del huevo de las aves acuáticas modernas, como las codornices y los patos. Las esferas minerales, pensadas para proteger a los embriones de las infecciones microbianas, nunca se han visto en ningún huevo fosilizado.

Pero no todo estaba bien con esta ave y su embrión. La cáscara del huevo tiene dos capas en lugar de una, lo que sugiere que el huevo había permanecido demasiado tiempo en el abdomen. Y las capas del huevo son extremadamente delgadas, más delgadas que una hoja de papel. En las aves modernas, particularmente en las aves pequeñas que experimentan un estrés extremo, estos síntomas pueden indicar una condición mortal conocida como atadura de huevos, en la cual un ave no puede poner el huevo. De hecho, sugieren los investigadores, el óvulo no cubierto podría haber matado finalmente a la madre.

Fuente: Science News

 

 

Deja tu comentario

Comentarios