Campus Ciencia Humanidades Internacional

Fracaso total la reunión reciente de la OEA

Michel Olguín/Diana Rojas

La reunión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) resultó un total fracaso para la política exterior mexicana, donde nuestro país abandonó por completo su tradición de buscar espacios de diálogo en conflictos internacionales, explicó Nayar López Castellanos, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Durante el siglo XX, añadió el también coordinador del Centro de Estudios Latinoamericanos, México tuvo un gran respeto a nivel internacional por buscar espacios para el diálogo en soluciones de conflictos de otros países.

Recordemos que en 1992, nuestra nación fue sede e impulsó la firma de los acuerdos de paz de El Salvador, y en 1996 hizo lo mismo con Guatemala. No obstante, hasta el sexenio del presidente Vicente Fox esta ideología se abandonó con la crisis diplomática de Cuba, y ahora con el canciller Luis Videgaray, quien ha favorecido las políticas de Estados Unidos, añadió.

Así, algunos analistas han planteado que el gobierno de Trump no ha actuado con firmeza dentro de la OEA en el caso de Venezuela, pero en realidad no hace falta porque nuestro país está jugando ese papel, declaró.

En cuanto a la crisis de Venezuela, dijo que es importante que termine mediante el diálogo político con los diferentes sectores, y el papel de la comunidad internacional es coadyuvar a que dicha situación sea de forma racional y no de una comunidad que tome partido por los actores, en este caso la oposición.

México y EE.UU.
De alguna manera, México busca posicionarse como un país con fuerza política de la región para tener mayor fortaleza en las relaciones bilaterales con Estados Unidos.
De hecho, en el próximo agosto se rediscutirá la negociación del Tratado de Libre Comercio, las cuestiones del muro, los temas migratorios, y nuestro gobierno pretende llegar con una aparente fortaleza en términos de geopolítica regional.

Sin embargo, resaltó el investigador universitario, con la reunión de la OEA sucedió lo contrario, se mostró débil porque ni siquiera logró el objetivo y no quedó bien ni aquí ni allá. Además, terminó por alejarse de la dinámica latinoamericana y las naciones de esta zona no podrán tener confianza en nuestra nación, al asumir un papel interventor en la región con el caso de Venezuela.

De esta forma, México se aleja por completo de una lógica latinoamericana, porque está plegado a los intereses norteamericanos, y la dinámica de convertir a nuestra nación plenamente en norteamericana nos aleja de las posibilidades de intercambiar comercio con países latinoamericanos y caribeños.
Aunque existan tratados de libre comercio y espacios como son el Proyecto Mesoamérica y otros tantos, la realidad es que si revisamos los números de intercambio comercial con América Latina, son muy bajos frente a nuestro vecino del norte.

Pérdida de credibilidad
En ese contexto, ¿cómo puede el gobierno mexicano exigir democracia, respeto a los derechos humanos y fin a la crisis en Venezuela, cuando vivimos un desastre total?
El mes de mayo de este año fue el más violento en los últimos 20 años, donde tres personas fueron asesinadas cada hora. Si retomamos los asesinatos de periodistas que se han dado recientemente, y las cuestionadas elecciones del Estado de México y Coahuila, donde acusan de fraude, ¿cómo exigir democracia a otros?, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios