Academia Salud

Estrabismo: abuso de tabletas, celulares y otras causas

Fernando Guzmán Aguilar/Hugo Cuenca Solís
Son causas también de estrabismo enfermedades sistémicas como diabetes e hipertensión y traumas craneoencefálicos por accidentes                                                                                                                                       

“Bizco” es una palabra peyorativa para referirse a quienes padecen estrabismo (como el filósofo Jean Paul Sartre o como la cantante Ana Bárbara).

En la infancia, sobre todo, las personas con estrabismo son marginadas de algún círculo social. Y las burlas tiene un impacto psicosocial negativo en ellas: son niños que se sienten aislados, se vuelven retraídos e incluso llegan a utilizar algún método cosmético para ocultar el ojo desviado, como taparse con el fleco o usar lentes.

El estrabismo o pérdida de la alineación de los ojos lo padecen entre el dos y el cinco por ciento de la población en algún momento de su vida, dice la doctora Jessica Vargas, profesora de la Facultad de Medicina de la UNAM.

En general afecta por igual a hombres y mujeres y se puede presentar en cualquier momento de la vida. Aunque es más frecuente en la infancia, también lo padecen jóvenes, adultos y ancianos.

Tipos de estrabismo

Vargas, especialista en oftalmología pediátrica y estrabismo, nos habla de los dos tipos de este trastorno ocular: el estrabismo congénito (se nace con la desviación ocular o se presenta en etapas muy tempranas en los bebés) y el adquirido (que causa visión doble y está asociado a traumas craneoencefálicos, patologías crónicas y, últimamente, a la prolongada exposición a dispositivos electrónicos por la obligada reclusión debida a la pandemia de la covid-19.

En la mayoría de los casos se desconoce la causa directa del estrabismo congénito, ya que es multifactorial; sin embargo, a veces se presenta por falla en el desarrollo de un nervio o en el desarrollo de los músculos extraoculares.

El estrabismo en los bebés generalmente está asociado a factores de riesgo como parto anormal, bajo peso al nacer o ser hijo de madre fumadora, entre otros.

En la infancia, generalmente en el primer año de vida, se llegan a presentar estrabismos mal llamados congénitos (el más frecuente es la endotropía, la desviación de los ojos hacia adentro). Se trata de pacientes que no nacen con la desviación ocular. De pronto, uno o los dos ojos del bebé o el niño se desvían.

También hay estrabismos acomodativos. Se presentan entre los tres y cuatro años. Son desviaciones intermitentes. Cuando el niño pone atención en algo, los ojos se empiezan a desviar; pero cuando no fija la atención en algo, están derechos.

Se llaman estrabismos acomodativos porque se relacionan con la hipermetropía y porque cuando a los pacientes se les receta el uso de lentes, los ojos se enderezan. Hay también un estrabismo mezcla de congénito y acomodativo, que no se corrige por completo con el uso de lentes y requiere cirugía para tratar el grado residual de desviación. Este último se conoce como parcialmente acomodativo.

 

En la infancia también se presentan estrabismos que se conocen como exotropías; son llamados así porque provocan que los ojos se desvíen hacia afuera, de forma intermitente. El paciente que padece este trastorno alterna períodos de ojos derechos con períodos de ojos desviados, generalmente cuando no está poniendo atención en algo. Estos casos normalmente se tratan con cirugía.

Estrabismo adquirido

En adultos, explica la doctora Vargas, los estrabismos están asociados principalmente a enfermedades sistémicas como diabetes e hipertensión y a traumas craneoencefálicos por accidentes.

Cuando la desviación es causada por traumatismo, se espera aproximadamente de tres a seis meses para ver si hay recuperación; de no producirse la recuperación, se corrige con cirugía. En caso de estrabismo provocado por diabetes, se controla la glucosa y la desviación se corrige sola. Si en seis meses no se corrige, se recurre también a la cirugía.

Otros tipos de estrabismo en adultos son secundarios y están asociados a otras condiciones, como alteraciones en la tiroides o tumores intracraneales. Algunos son hereditarios, como la fibrosis congénita de músculos extraoculares; pero estos son poco frecuentes.

En los niños o jóvenes también pueden presentarse estrabismos adquiridos. Si es el caso, deben ser revisados de forma pronta por el oftalmólogo, pues es necesario descartar principalmente lesiones del sistema nervioso central (tumores).

No todas las personas con estrabismo ven doble. En los estrabismos congénitos y de desarrollo temprano hay una adaptación sensorial del cerebro para anular la imagen del ojo desviado. Sin embargo, cuando el cerebro alcanzó su maduración (después de los dos o tres años de edad), ya no le es tan fácil anular dicha imagen. Entonces se presenta la visión doble o diplopía. De tal forma que cuando un paciente ve doble, estamos ante un estrabismo adquirido, agrega la académica de la UNAM.


Doble visión por pantallas 

Últimamente se han presentado casos de niños y jóvenes con estrabismo adquirido asociado al uso excesivo de dispositivos electrónicos. Los afectados empiezan con una endotropía y tienen doble visión por usar celulares y pantallas de muy cerca (a 15 o 20 cm de distancia o menos).

Ver una imagen de tan cerca hace que los ejes visuales converjan en ella. Aunque esto es normal, si se mantienen así durante mucho tiempo, pueden propiciar que los ojos se empiecen a desviar verdaderamente.

En estos casos hay que disminuir las horas de uso del dispositivo. Además, los dispositivos se deben utilizar de acuerdo con la edad. Se recomienda, por ejemplo, que las tabletas no se usen antes de los seis años. Sin embargo, frecuentemente niños pequeños las utilizan, o incluso ellos usan celulares, para entretenerse. Eso debe estar prohibido porque los puede predisponer a presentar desviaciones de los ojos.

En algunos pacientes, con la disminución del uso de tales dispositivos puede desaparecer el estrabismo. En otros, no. Según el grado de la desviación y qué situaciones acompañen la patología, se puede tratar con toxina botulínica o con cirugía. Antes hay que descartar un error refractivo, y si lo hay, corregirlo y ver cómo se comporta la desviación.

Una recomendación de la doctora Vargas es que cada veinte minutos de uso de una tableta, celular o computadora se haga una pausa y se descanse veinte segundos viendo a lo lejos (20 pies o 6 metros), antes de volver a ver la pantalla.

Lo más importante, subraya, es la prevención y la educación para la salud, que sigue fallando en México. Hay pacientes que llegan tarde a consulta. Por eso, la recomendación es que si sospecho que tengo el ojo desviado o le veo el ojo desviado a mi hijo, familiar o amigo, es preferible asistir al oftalmólogo.

Paciente con endotropía por dispositivos electrónicos. Antes y después de ser tratado con cirugía


Lactante con endotropía congénita. Nótese el ojo izquierdo desviado hacia adentro.


Adulto mayor con estrabismo adquirido por diabetes. El ojo derecho se encuentra desviado hacia afuera y el párpado está caído (levantado por el dedo del explorador).

Paciente joven con endotropía de ambos ojos provocada por trauma craneoencefálico.


Niña con estrabismo congénito por falta en el desarrollo del III nervio craneal en ojo derecho.

Deja tu comentario

Comentarios