Astronomía Ciencia

El mayor acercamiento de Júpiter en 59 años

Michel Olguín Lacunza
  • Tendrá su máximo acercamiento con la Tierra desde hace 59 años
  • Se podrá ver sin necesidad de telescopio

Crédito de video: NASA
Esta animación lleva al espectador, en un vuelo simulado, hacia y luego fuera de la atmósfera superior de Júpiter en la zona de la Gran Mancha Roja. Fue creado combinando una imagen del generador de imágenes JunoCam en la nave espacial Juno de la NASA con una animación generada por computadora.

El próximo lunes 26 de septiembre Júpiter podrá verse a simple vista desde la Tierra, debido a que se encontrará muy cerca (590 millones de kms). Será su mayor aproximación desde hace 59 años, explicó Julieta Fierro Gossman, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM.

Júpiter, como el resto de los planetas, se mueve alrededor del Sol y en ocasiones se encuentra en “oposición”, es decir, que se ubica del mismo lado de la órbita de la Tierra. “Será el astro más brillante después del Sol, la Luna y Venus”.

Este planeta podrá verse en todo su esplendor en el horizonte, siempre y cuando no esté nublado. Además, cuenta con 79 satélites. Sin embargo, éstos sólo podrán observarse a través de binoculares o telescopios.

Galileo y los satélites de Jupiter

El astrónomo Galileo Galilei descubrió sus cuatro satélites más brillantes a través de un telescopio que él mismo construyó. Él vivía en Venecia donde había fábricas de vidrio, y ahí compró unas lupas muy buenas para lograr su objetivo.

¿Por qué necesitamos telescopios? Para ver los objetos que son muy débiles para nuestros ojos, explicó Fierro Gossman. Por ejemplo, recientemente se descubrió el satélite número 79 de Júpiter y se llama “Bateludo”.

Se trata de un nombre otorgado por su descubridor, seguramente más adelante la Unión Astronómica Internacional le pondrá un nombre oficial. Además, este satélite es interesante porque se mueve en sentido contrario que los demás.

Ío -otro de los satélites de Júpiter- es interesante porque posee volcanes que están en erupción de forma simultánea. Por eso tiene derrames de lava de color naranja y fumarolas, y conforme gira alrededor del planeta éstos forman un anillo.

Otro satélite extraordinario es Europa que está cubierto de hielo, pero debajo tiene mares que brotan por las grietas de su superficie congelada. Estos géiseres tienen materia orgánica, es decir, podría haber algún tipo de vida. Por eso los astrónomos han enviado sondas para estudiarlo.

¿Cómo verlo?

Basta con levantarse muy temprano y mirar al cielo hacia el sur oeste, antes de que salga el Sol. En esa dirección, justo debajo de tres constelaciones (Casiopea, Pegaso y Piscis) brillará Júpiter.

Si se utilizan binoculares para ver sus satélites, es muy importante apoyar los codos en un lugar, para que no se estén moviendo y Jupiter salga del eje de visión. Otra opción es utilizar un telescopio con un buen tripie.

Otro espectáculo que vale la pena mirar es hacia la constelación de Casiopea, donde se encuentra la galaxia de Andromeda. Ésta es gigante y la más cercana a nosotros, y chocará con la Vía Láctea dentro de unos 500 mil millones de años, concluyó.

 

 

 

Deja tu comentario

Comentarios