Deportes NewsFeed

“El deporte da bases emocionales”: Pablo Sandoval

Dirección General del Deporte Universitario
La experiencia adquirida tras afrontar el torneo universitario de Zabalki en Francia, justo en los días que brotaba la pandemia en Europa, ahora forma parte del bagaje del alumno del CCH Azcapotzalco.
  • El contingente auriazul conformado por seis pelotaris universitarios cosechó dos medallas de plata en el certamen celebrado en la ciudad de Biarritz.

Luego de lograr un segundo lugar en el Campeonato Internacional Universitario Zabalki, que en 2020 se disputó en Francia, prácticamente al mismo tiempo que iniciaba el brote de la Covid-19 en Europa, Pablo Sandoval Israde, alumno del CCH Azcapotzalco, entrena en casa y transmite tranquilidad a sus familiares durante el confinamiento gracias a los valores que le ha impregnado la práctica de frontón en la UNAM.

“Pertenecer a la comunidad universitaria nos impone la práctica cotidiana del pensamiento crítico y el deporte otorga bases emocionales. Todo esto lo aplico bastante bien en la pandemia. En cuanto se reanuden las competencias, los objetivos son el Campeonato Nacional, para ir a la Olimpiada Nacional, y los Juegos Universitarios que nos dan la oportunidad de ser seleccionados para acudir al torneo Zabalki”, afirma el pelotari puma, quien logró medalla de plata en la modalidad Mano Individual en el tradicional certamen universitario celebrado en Biarritz.

Isaac Jair Perfecto Toribio (Contaduría y Administración) y Joshua Ávila Alemán (Ingeniería) obtuvieron medalla de plata en modalidad mano parejas, mientras que Kathya Vargas Guzmán (Arquitectura) compitió en paleta goma. Paola Santa María Rabadán y Beatriz Perdomo Espinosa (ambas de Filosofía y Letras) sólo disputaron un partido amistoso debido a que sus rivales no acudieron al certamen por la irrupción de la pandemia.

Ahora, a pesar del confinamiento, los atletas de frontón de la UNAM, bajo el mando del entrenador en jefe Alonso Gómez Peña, siguen preparándose desde su casa para estar en el mejor estado físico y mental posible cuando las condiciones sanitarias permitan llevar a cabo las competencias. “El hecho de tener actividad física les ha permitido canalizar la ansiedad y los altibajos en su estado de ánimo durante la pandemia”, subraya el entrenador.

Por medio de un aula virtual, Alonso Gómez asigna actividades a realizar y los atletas suben a la plataforma de Google Drive sus evidencias: videos realizando los ejercicios y reportes en donde explican cómo se sienten con determinada carga de trabajo. Lo anterior permite ajustar el ritmo de los entrenamientos y el tipo de ejercicios a realizar, con el fin de mantener a los atletas alejados del estrés y evitar tanto la pérdida de forma física como el ritmo de juego.

“Realizo en casa los ejercicios que nos manda el entrenador, principalmente de fuerza y cardio. Tengo un patio amplio y me ayuda mucho a realizar cómodamente mis entrenamientos a distancia”, comparte el deportista cecehachero, quien dice haberle encontrado un lado amable al  confinamiento porque ahorra tiempo en los trayectos a Ciudad Universitaria para entrenar y al CCH Azcapotzalco para tomar clase.

 

Travesía por Europa durante su regreso a México

Una vez que el Campeonato Internacional Universitario Zabalki 2020 culminó, el reto fue regresar a México en medio del inicio de la pandemia. Los seis atletas y el entrenador Alonso Gómez improvisaron sobre la marcha. Debían volar de vuelta a México desde el Aeropuerto de Madrid, la ciudad española con más casos de Covid-19 confirmados en ese momento. Por esta situación cambiaron su lugar de estancia a San Sebastián, País Vasco, para evitar el foco de contagio. Ahí se mantuvieron resguardados hasta el día en que salía su vuelo hacia la capital mexicana y veían cómo los contagios aumentaban, con la incertidumbre de los vuelos cancelados.

El trayecto hasta el Aeropuerto de Madrid lo hicieron de madrugada en autobús para reducir el número de personas con las cuales tendrían contacto. Al llegar ahí notaron que había gente de todo el mundo que buscaba salir de España y vuelos cancelados. “Yo vi viajes que se estaban pagando hasta 150 mil pesos para llegar a México”, recuerda el entrenador Alonso Gómez.

Afortunadamente para el contingente auriazul, su vuelo no se canceló y pudieron volver. Al pisar suelo azteca, el área de Deporte Representativo de la Dirección General del Deporte Universitario brindó asesoría y seguimiento.

“Nos dijeron que hiciéramos una bitácora del confinamiento, cómo nos sentíamos, registrar nuestra temperatura y si notábamos algún síntoma. Fue un periodo de muchísimo aprendizaje como persona y deportista, una experiencia muy distinta por todo lo que nos tocó vivir. Me sirvió incluso para transmitir calma a mi familia, ya que acá en México aún no estaba la situación como allá y, pese a eso, regresamos bien”, sentencia Pablo Sandoval

Deja tu comentario

Comentarios