Academia Ciencia Salud

El cambio climático agravará más del 50% de las enfermedades infecciosas

Redacción

El cambio climático provocará un agravamiento de más del 50% en las enfermedades infecciosas, de acuerdo con una publicación en la revista “Nature Climate Change”. Esto aunado a los grandes problemas que traerá como: falta de agua potable, grandes cambios en las condiciones para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad.

La investigación, realizada por Camilo Mora y su equipo, de la Universidad de Manoa, en Hawái, determinó que “los peligros climáticos son demasiado numerosos para que la sociedad se adapte de forma rápida a ellos, lo que pone de manifiesto la necesidad urgente de trabajar en el origen del problema: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero”.


Con el fin de argumentar este señalamiento, los investigadores revisaron más de 70 mil artículos sobre todos lo patógenos conocidos para crear un mapa de las enfermedades relacionadas con alguno de los diez peligros vinculados con el clima.

Los 10 peligros del cambio climático:

  1. Calentamiento atmosférico
  2. Olas de calor
  3. Sequía
  4. Incendios forestale
  5. Fuertes precipitacione
  6. Inundaciones
  7. Tormentas
  8. Aumento del nivel del mar
  9. Calentamiento de los océanos
  10. Cambio de la cubierta terrestre.

De acuerdo con los resultados, de 375 enfermedades humanas, 218 de ellas pueden verse afectadas por el cambio climático. Por ejemplo, indicaron que las inundaciones pueden propagar la hepatisis; el aumento de las temperaturas provoca que la vida de los mosquitos que transportan la malaria se amplíe y las sequías pueden hacer que los roedores infectados con hantavirus busquen alimento en comunidades y por lo tanto, el riesgo de una infección por mordida aumente.

De igual forma, la investigación concluyó que el mayor número de enfermedades agravadas por el cambio climáticos se debe a la transmisión por vectores (mosquitos, murciélagos y roedores), seguida por el calentamiento atmosférico, las precipitaciones y por consecuencia, las inundaciones.


En el artículo se detalló que hay cuatro formas en la que los peligros climáticos interactúan con los patógenos y posteriormente con los seres humanos.

  1. El acercamiento de los patógenos con las personas. El ejemplo para esta situación es cómo el calentamiento y los cambios en los patrones de precipitación pueden alterar la distribución de los mosquitos.
  2. Cuando las personas se acercan a los agentes patógenos. En este caso, se puso como ejemplo lo sucedido en 2014 en Suecia y Finlandia que tras una ola de calor, hubo varias infecciones asociadas a vibrios. “Las olas de calor hacen que la gente pase más tiempo en el agua, lo que puede provocar un aumento en los brotes de enfermedades transmitidas por este medio”, señaló el artículo.
  3. Potenciación de los patógenos. Esto se refiere a que “a medida que los patógenos se adaptan a nuevos territorios, nuevas temperaturas y nuevos tratamientos, se vuelven más resistentes. Así aumentan también su ciclo de vida, la duración de la exposición, la posibilidad de contagio y muchos variables más”.
  4. Los peligros relacionados con el clima pueden disminuir la capacidad inmunitaria del cuerpo humano frente los patógenos. De igual manera, en este punto se toma en cuenta la saturación de los servicios de salud, las condiciones inseguras de vida y la dificultad en el acceso a insumos médicos.

Deja tu comentario

Comentarios