Academia Astronomía Ciencia

Dos agujeros negros colisionarán y por primera vez lo veremos

Michel Olguín Lacunza

A 1200 millones de años luz de la Tierra -en el centro de una galaxia- los astrónomos encontraron señales de dos agujeros negros gigantes, con una masa de cientos de millones de soles.

La gran noticia es que probablemente colisionarán en los próximos 100 a 300 días, dijo Julieta Fierro Gossman, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM. “Se trata de una noticia maravillosa y trascendental porque probablemente los astrónomos lo podrán ver y estudiar”.


Los agujeros negros

Los agujeros negros son estrellas que murieron cuando toda su energía se terminó. Tienen una gravedad tan fuerte que ni la propia luz, que viaja a 300.000 kilómetros por segundo, puede escapar.

En el centro de cada galaxia habita un agujero negro supermasivo. Uno de sus grandes enigmas es ¿de dónde proviene su tamaño tan masivo? Se ha planteado que pudieron aumentar de peso rápidamente a través de varias fusiones.

Por ejemplo, después de que las galaxias chocan, sus agujeros negros centrales se unen gravitacionalmente y gradualmente se juntan en espiral, explicó Fierro Gossman.

¿Cómo es que los astrónomos han detectado los hoyos negros si no tienen luz propia? Por los objetos que orbitan a su alrededor, expuso la académica universitaria.

Por ejemplo, cualquier objeto que se le acerque, se estira y se rompe por la enorme gravedad que tienen, los fragmentos quedan rotando a su alrededor, se friccionan y al calentarse brillan. “Así podemos ver a los hoyos negros desde los telescopios”.


Estos agujeros negros que se acercan terminarán colisionando uno con el otro y justo antes se producirá una explosión de alta energía que podrá verse a través de los rayos gamma, rayos x, y ondas de radio.

Además, los astrónomos esperan detectar las ondas gravitacionales que deformarán el espacio-tiempo. Esto se logra a través de unos espejos especiales que cuando se mueven miden el suceso.

Cuando el evento se detecte desde la Tierra, éste ya habrá pasado hace mucho tiempo, porque la luz tarda en viajar miles de años hasta nosotros, explicó Fierro Gossman.

¿Por qué es importante su estudio?

“Para conocer la naturaleza utilizamos todos nuestros sentidos. Por ejemplo, no es igual ver un perro que tocarlo y escucharlo. Cada uno de nuestros sentidos nos da información complementaria, pero si solo observamos las colisiones de los hoyos negros con ondas gravitacionales no tendremos toda la información. Por eso es importante usar todas las herramientas posibles”, declaró la astrónoma universitaria.

Así es que entre más formas se utilicen para analizar un objeto, se tendrá mayor conocimiento de la naturaleza. “Como no se usan todos los sentidos sabemos que no hay verdades absolutas dentro de la ciencia”, agregó.

De hecho, en cualquier momento se pueden cambiar los datos que estamos interpretando. Por ello, la ciencia es inacabable, aprende de sus errores y sabe que no tiene la verdad absoluta, enfatizó Julieta Fierro.

Deja tu comentario

Comentarios