Ciencia

Diplomacia, poderosa arma a favor de la paz

La amenaza a la supervivencia humana ha sido mayor después de concluida la Segunda Guerra Mundial que antes del primer millón de años de historia, sostuvo Alfonso García Robles durante su discurso al recibir el Premio Nobel de la Paz, en 1982.

Su trabajo diplomático para la proscripción de armas nucleares se vio reflejado en 1969 cuando fue elegido por el gobierno mexicano para presidir la firma del Tratado de Tlatelolco, y su magnífica labor en las negociaciones de desarme de las Naciones Unidas lo llevó a convertirse en representante permanente de México en el Comité por el Desarme de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.

Deja tu comentario

Comentarios