Salud

Apoyo a jóvenes para procesar el duelo por COVID-19 y afrontar sus consecuencias 

Michel Olguín Lacunza/Fernanda Dávalos Soriano

Durante la pandemia, algunos jóvenes que forman parte de la población universitaria han perdido a algún ser querido, situación que los ha llevado a un proceso de duelo normal, acompañado por desmotivación, tristeza y falta de concentración. Incluso se nota en sus calificaciones que han resultado afectadas.

Si el duelo se complica surgen trastornos depresivos mayores, desde ansiedad hasta conductas suicidas, afirmaron Jacqueline Cortés Morelos y Mariana Rodríguez Lugo, ambas del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM.

En este contexto, la UNAM a través del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, ha brindado ayuda a la población universitaria a través de más de 19 mil teleconsultas durante el confinamiento.

Mediante una atención multidisciplinaria, la universidad trabaja con médicos psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales con especialidad en psiquiatría.

La UNAM ha brindado a los estudiantes talleres para el manejo de estrés y ansiedad, mediante el programa “Pérdidas en tiempos de COVID”, que aborda directamente a la población que lo necesite.

El duelo

El duelo puede impactar desde niños, adolescentes hasta adultos. Tiene distintas etapas y sus reacciones están muy vinculadas a la edad del individuo.

“La primera etapa es la negación. Después, viene una fase de enojo. Posteriormente, hay síntomas depresivos o de ansiedad hasta que, poco a poco, la persona acepta la pérdida y sale adelante del mismo proceso”, explicaron.

Antes de los seis años, los infantes no consolidan bien el concepto de muerte. Comúnmente piensan que la persona fallecida “se quedó dormida” o “se fue al cielo”.

Cuando ya se tiene un mayor entendimiento de esto, – alrededor de los seis u ocho años- la tristeza se manifiesta a través de la irritabilidad, confusión, llanto, surgen problemas para dormir e incluso tienen pesadillas.

Por su parte, los adolescentes y adultos suelen tener sentimientos que podrían desembocar en culpabilidad. Podrían sufrir de trastornos como depresión, ansiedad y en casos extremos conductas autodestructivas o suicidas. Esta situación complica más el proceso de duelo, afirmaron las especialistas.

Si la ansiedad o depresión debido al duelo persiste podría complicarse. Principalmente porque no pueden externar lo que sienten a través de un apoyo familiar o social.

El tiempo que lleva un duelo puede variar de persona a persona, pero si en seis meses los síntomas no disminuyen o incluso se incrementan puede ser algo patológico o “desadaptativo”.

Si no se atiende podría llevar a un estado de depresión o ansiedad,  ya no sólo es el proceso de duelo, se convierte en un problema de tipo mental.

En ese momento se da una serie de procesos químicos en el cerebro, ya no depende únicamente de la persona, y por eso necesita de ayuda especializada.

El suicido es la segunda causa de muerte en jóvenes de entre 14 y 29 años de edad. “Es necesario cuidar que la persona no piense en alcanzar a su ser querido”.

“La manera de poder identificar en qué momento es algo normal y en qué momento ya necesitamos de un apoyo profesional, es cuando existe una disfunción en las principales áreas de nuestras vidas”, detallaron.

Esta disfunción puede aparecer en la vida personal, familiar, social y laboral del afectado. En el caso de estudiantes, también repercute en el ámbito académico.

La UNAM brinda recomendaciones

Algunas enfermedades mentales requieren de tratamiento especializado, también en este contexto debido a la pérdida de algún familiar por la enfermedad de la COVID-19.

La UNAM cuenta con una página web que brinda atención psiquiátrica y psicológica a toda la población universitaria.

El portal de Psiquiatría y Salud Mental ofrece talleres, grupos, información y servicios continuos para quien atraviese por un proceso de duelo. También hay una sección informativa para el público general. Cuenta con diferentes teléfonos e instituciones que brindan apoyo y espacios seguros a las personas que lo necesitan.

“Si tú llegas a detectar una confusión en tus sentimientos, es importante que recibas información sobre el proceso de duelo. Y puedas recurrir a la página, en donde te podemos orientar al respecto”, concluyeron las especialistas.

Pueden acceder directamente a la página web con el siguiente link: http://psiquiatria.facmed.unam.mx

Deja tu comentario

Comentarios