Campus NewsFeed Salud

Abasto de agua y acceso a la salud, factores importantes en el control de la pandemia

Radio UNAM/Farrah de la Cruz

No es de extrañarse que ciudades como Nueva York o la Ciudad de México, dos de los centros urbanos más poblados del mundo, sean de la más golpeadas por la reciente pandemia. Si bien cada caso tiene sus particularidades, la acumulación de población es un factor determinante para analizar la distribución geográfica de la prevalencia y casos confirmados de la COVID-19.

Como resultado de un estudio realizado por investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) y del Laboratorio Nacional de Ciencias de Sostenibilidad (LANCIS) de la UNAM, se observó que, en el caso mexicano las alcaldías de Iztacalco y Milpa Alta comparten dos problemas inherentes a sus condiciones socioeconómicas: el abasto de agua y el acceso a centros de salud.

De acuerdo con Clementina Equihua Zamora, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM, este tipo de estudios puede ayudar a desarrollar las capacidades de resiliencia de una ciudad.

En conversación con Primer Movimiento, de Radio UNAM, precisó que “los resultados son útiles para contemplar a las ciudades desde una perspectiva integral”.

Esto implica que los miembros de una población tengan la capacidad de adaptarse y recuperarse frente a una situación adversa, que una ciudad transite hacia la sostenibilidad, el bienestar de los ciudadanos de hoy y de los del futuro”.

Los resultados del estudio aún no identifican patrones muy específicos de prevalencia (proporción de personas que sufren una enfermedad con respecto al total de la población en estudio), pero se analizan modelos que explican el número de casos de la COVID-19 con relación al hacinamiento, la salud y problemas significativos de abasto de agua, condiciones que deben ser atendidas para alcanzar el bienestar de las poblaciones.

Financiado por la Máxima Casa de Estudios del país, el “Análisis espacial de COVID-19 e inequidades en la Ciudad de México” se contempla bajo el objetivo 3 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, el cual busca, entre otras cosas, poner fin a epidemias y enfermedades de transmisión desatendidas.

Deja tu comentario

Comentarios