Campus Ciencia

La UNAM es la casa de todos los mexicanos

Fabiola Méndez / Roberto Torres / Francisco Medina
UNAM Chicago ofrece anualmente becas diseñadas para trabajar en dos campos específicos: la educación superior y la educación para adultos

Las tareas sustantivas de la Universidad Nacional Autónoma de México en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, no son sólo la difusión de actividades académicas, culturales y de investigación, ni exclusivas para los estudiantes. La sede UNAM Chicago también es la universidad de migrantes residentes del lugar, a quienes otorga capacitación laboral y desarrollo académico.

La Escuela de Extensión Universitaria ofrece anualmente becas diseñadas para trabajar en dos campos específicos del ámbito profesional: la educación superior y la educación para adultos. En el primero, se brinda apoyo para la obtención de licenciaturas y posgrados, desarrollo tecnológico y programas de extensión universitaria, entre ellos, cursos en línea.

En el segundo, se promueven cursos de alfabetización, de computación, robótica, clases de inglés y de capacitación laboral. Jacob Pérez, director de Programas Comunitarios de la UNAM Chicago, se encarga de dirigirlos a la comunidad migrante.

“La UNAM certifica a la comunidad latina para encontrar trabajo o promocionarse en uno, también ayuda aquellos que ya tienen la residencia a obtener la ciudadanía, así como talleres a los padres de niños inmigrantes”, explicó.

Con respecto a esta última, la UNAM Chicago tiene una participación esencial, pues con estas becas y otros recursos ha impulsado programas de manejo de alimentos dirigidos a la comunidad migrante, la cual puede obtener la certificación sanitaria que exige el estado de Illinois a quienes se dedican a esta actividad.

De esta manera, se han apoyado a cerca de tres mil conciudadanos entre cocineros, gerentes de cocina, personas con camiones de comida y vendedores ambulantes.

Para Jacob Pérez, quien nació en Chicago de padres mexicanos, “la UNAM es casa de todos los mexicanos y las puertas siempre están abiertas ante cualquier necesidad”.

Refirió que lleva un año de trabajo en la UNAM Chicago, lo cual “es un orgullo muy grande trabajar en la Universidad por la presencia que tiene en el mundo en general. Trabajar aquí me da un sello frente a los demás, ‘este si sabe’ piensan, estoy representado su prestigio y replicarlo acá me pone muy bien”.

Deja tu comentario

Comentarios