Deportes NewsFeed

Sueño olímpico sincronizado para Tokio 2021

Dirección General del Deporte Universitario
Las clavadistas Daniela Zambrano y Emily Partida, de las facultades de Contaduría y Administración e Ingeniería, respectivamente, entrenan en casa con la esperanza de clasificarse a Tokio en plataforma 10 metros sincronizados femenil.

Son amigas prácticamente desde la niñez, cuando apenas se iniciaban en la natación y en la desafiante inquietud por practicar clavados. Ahora hacen dueto en el alto rendimiento de esa disciplina deportiva, al mismo tiempo que comparten el sueño de representar a México en unos Juegos Olímpicos y el orgullo de pertenecer a una de las instituciones de educación superior más importante del mundo: la UNAM.

A poco más de cinco meses del inicio del confinamiento por la Covid-19, las clavadistas Daniela Zambrano Montiel, en proceso de titulación por la Facultad de Contaduría y Administración, y Emily Rachel Partida Arias, alumna de Ingeniería, mantienen firme su preparación con el objetivo de clasificarse a los Olímpicos de Tokio que fueron pospuestos para 2021 debido a la pandemia.

Las atletas universitarias buscarán su clasificación a la máxima justa deportiva en un selectivo nacional que se realizará después de la Copa del Mundo, reprogramada para febrero del próximo año, siempre y cuando en este evento se consiga la plaza olímpica para México en la modalidad de plataforma 10 metros sincronizados femenil, en la cual compiten las auriazules.

“No he dejado de hacer ejercicio ni un solo día, a pesar de que pareciese muy lejano el momento de regresar a las competencias. Hay mucha incertidumbre, pero la principal motivación es que te preparas toda una vida para esto y tienes que estar lista cuando digan que ya se pueda competir”, afirma Daniela Zambrano, quien este mismo año culminó sus estudios en la Facultad de Contaduría y Administración.

Por su parte, Emily Partida, alumna del tercer semestre de la carrera de ingeniería industrial en la Facultad de Ingeniería, comparte que “ha habido días en los cuales tomo clases en línea por la mañana y después hago cardio, fuerza de pierna y abdomen, en casa. No he dejado de entrenar porque es uno de mis más grandes sueños representar a México en unos Juegos Olímpicos y sé que se puede lograr”.

El principal reto para ambas clavadistas universitarias ha sido el aspecto mental, puesto que iniciará una preparación desde lo básico cuando regresen a practicar en esa alberca que no tocan desde hace casi medio año, cuando estuvieron a unos días de definir su clasificación a Olímpicos.

“Sí fue un golpe fuerte, pero los deportistas estamos acostumbrados a superar adversidades. Baso mis esperanzas en los 16 años que tengo practicando clavados y en la buena comunicación que tengo con Emily”, asevera Zambrano Montiel.

“La clase de programación es más difícil que caer bien en un clavado”, agrega por su parte Emily Partida entre una tímida y natural risa. “Dani tiene más experiencia que yo y me transmite confianza. Ella es la líder, hace el conteo antes de tirar el clavado, las dos nos damos consejos y siempre nos mantenemos muy positivas”, sentencia con determinación la alumna de Ingeniería

Deja tu comentario

Comentarios