Campus Cultura

Veinte pintoras reflexionan sobre el amor en la UNAM Chicago

Omar Páramo / Francisco Medina
Con ésta, será la tercera vez que Leticia Marcos participe en una muestra montada en alguna de las sedes de la UNAM en Estados Unidos

Para Leticia Marcos, colocarse ante un lienzo y pintar es una forma de pensar y de entender su vida. Justo este proceso dio pie a su obra más reciente, la cual expondrá —a partir del 26 de abril— en la Escuela de Extensión Universitaria de la UNAM en Chicago.

La muestra pictórica en la que participará, junto a 20 artistas latinoamericanas, lleva por título El amor en tiempos de… y plantea una reflexión sobre este sentimiento y sus matices, todo desde una perspectiva femenina. “No quería optar por lo usual y representar a una pareja abrazada o a una madre mirando con cariño a su hijo; en vez de ello volteé hacia mí misma e hice algo con tintes personales”.

Fue a finales de febrero cuando Leticia Marcos recibió una llamada de su maestro, Alejandro Dorantes, quien la invitó a colaborar en esta exposición a montarse en la sede universitaria de Illinois. El único requisito era crear un cuadro que expresara el sentimiento amoroso en un formato de 80 por 80 centímetros, fuera de ello recibió total libertad, tanto a nivel técnico como creativo.

“Sólo me dijo, el nombre de la muestra es El amor en tiempos de…, con puntos suspensivos, a ti te toca poner la palabra restante, y eso hice. Me pasé casi un mes planteando bocetos, que para mí es lo más tardado, porque concluir la pintura fue cosa de dos semanas”.

El vocablo elegido por Leticia Marcos y que le da unidad a la pieza es “reconstrucción” y el resultado es una obra en acrílico sobre tela en el que una mujer emerge de una roca mientras a sus espaldas rompen las olas de un mar embravecido. “De alguna forma ese personaje soy yo y un periodo muy específico de mi historia”, explicó.

Al respecto, la artista recordó que fue hace 30 años cuando tomó un pincel ya con ánimos de aprender y desde entonces nada fue igual, aunque la vida profesional y el formar una familia la apartaron de ese camino. “Comencé a asistir a clases en el Museo de la Acuarela en 1988, poco antes de entrar a la universidad, donde estudié Diseño Gráfico; después me casé y tuve tres hijas y todo eso me alejó de la pintura. Incluso llegué a pensar que nunca iba a regresar”.

Sin embargo, el deseo de crear permaneció intacto y fue por eso que al decorar su casa dejó las paredes desnudas, con el propósito de no colgar ahí otros cuadros más que los suyos. “Hace más de una década retomé las clases de pintura y justo hace 10 años me hice profesional. Al principio todo lo que hacía era para mí y así fui llenando esos muros hasta no dejar espacios libres. Así entiendo el acto de pintar, como algo liberador y, además, muy mío”.

Esta experiencia es la que inspiró la pieza que Leticia Marcos llevará a la sede de la UNAM en Chicago y que lleva por nombre El amor en tiempos de… Reconstrucción. “Este cuadro trata de eso, del amor a uno mismo, pues pasé muchos años dedicándole mi tiempo entero a la familia y a los demás, y poniendo de lado lo que yo quería. Retomar esta pasión fue un renacimiento. Yo soy esa mujer del cuadro que al amarme a mí y al dedicarme a lo que deseo, emerge de una piedra”.

La UNAM y el arte femenino de América Latina, en EU

Con ésta, será la tercera vez que Leticia Marcos participe en una muestra montada en alguna de las sedes de la UNAM en EU; ya antes ha expuesto en Chicago y en San Antonio. “En todas las ocasiones ha sido con este colectivo y siempre reflexionando sobre lo femenino. El cuadro anterior —que después de Illinois repitió en Texas— lleva por título Resurgir y representa a una mujer cabizbaja y atada por una maraña de hilos negros, los cuales son agitados por una parvada de cuervos. Estos animales representan el temor”.

Para esta obra la artista también recurrió a lo autobiográfico pues, confiesa, iniciar la carrera de pintora a edad madura le generaba inseguridades. “Debía romper con mis miedos. Sabía que ya no era una veinteañera y que no tenía el empuje propio de esa edad, pero sí la convicción de que el pincel era una herramienta para expresarme. Carecía de ese ímpetu sin barreras de los jóvenes y me pensaba mucho más las cosas, pero sí tenía una certeza: la de que al levantarme sólo quería saltar de la cama y ponerme a pintar”.

En sus 10 años de carrera Leticia Marcos ha figurado en 15 exposiciones, participado en la Bienal de Florencia y en noviembre pasado ganó el Primer Premio Internacional Andrea Mategna, concedido en el marco de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Mantova, Italia.

Por ello, para Leticia Marcos el concepto “resurgir” es crucial. “Es la pintura la que me ha llevado a este conocimiento de mí misma y hoy sé que prefiero pintar que comer. Si pudiera describir cómo ha sido mi paso por esta carrera sólo se me ocurre decir que soy afortunada, pues pese a haber empezado a una edad avanzada me he abierto camino en un país donde la mayoría de las personas prefieren comprar cuadros decorativos que artísticos. Y pese a todo me dedico a lo que me gusta y vivo de ello; no cualquiera tiene esa suerte”.

La muestra El amor en los tiempos de… se inaugurará el jueves 26 de abril, a las seis de la tarde, en la Escuela de Extensión Universitaria de la UNAM en Chicago, con domicilio en el número 350 de la calle W Erie, en el área conocida como River North.

Deja tu comentario

Comentarios