Academia Campus NewsFeed

UNAM-Canadá, resiliencia en tiempos de crisis

UNAM-Canadá

Gatineau, Canadá. El pasado 11 de marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia por COVID-19 y con ello los países en todo el mundo comenzaron a establecer medidas de prevención ante el riesgo de contagio.

El 13 de marzo, el Gobierno Canadiense a través del ministerio de educación, ordena la suspensión de clases y todo evento que reúna a más de 50 personas en un espacio cerrado. El mismo día, Alicia Mayer, directora de la UNAM-Canadá, se reúne con el personal para dar a conocer la estrategia a seguir.

Igual que a muchos otros organismos e instituciones, las restricciones afectaron todas las actividades presenciales de la sede y sin tener más opción que seguir los lineamientos impuestos por las autoridades, el 16 de marzo la UNAM-Canadá cerraba sus puertas temporalmente para mitigar el riesgo de contagio de la comunidad de la sede.

Al mal tiempo buena cara.

Haciendo uso de los recursos técnicos y humanos, el lunes 16 de marzo el personal de la UNAM-Canadá se enfrentaba a una nueva e inminente realidad: El TELETRABAJO.

La situación exigía una adaptación inmediata, el servicio debía continuar y se necesitaba mitigar lo más rápido el posible impacto negativo del inesperado cierre. Al instante, las autoridades evaluaron la situación, se actuó en consecuencia y se informó a la ciudadanía de las decisiones tomadas hasta ese momento. Las reuniones programadas, antes presenciales, ahora se realizaban de manera virtual. Todos los integrantes de la UNAM-Canadá respondieron al llamado de la directora Alicia Mayer quien invitó a todo el personal a dar lo mejor de sí mismos para salir adelante de ésta imprevisible situación y continuar operando las actividades educativas, culturales y administrativas.

La UNAM-Canadá no se detiene… durante la pandemia, trabajamos desde casa.

En el momento en que se decidió el cierre temporal de la sede, el curso de español para 74 alumnos estaba en marcha y dos semanas después daba inicio otro periodo de estudios, al que se sumaban 47 estudiantes. Había que resolver positivamente las inquietudes de la comunidad estudiantil inscrita.

Ante tal escenario, hubo decisiones importantes y urgentes que tomar. El Mtro. Gerardo Familiar, secretario técnico de la UNAM-Canadá, en coordinación con María Jesús Ventoso, responsable del programa de español, buscaron soluciones para que los alumnos no perdieran clase. De manera acertada, optaron por implementar la virtualidad a fin de continuar con el ejercicio de aprendizaje durante el confinamiento que se anunciaba.  Cabe destacar la importante gestión realizada por la responsable del programa y el personal de sistemas, quienes establecieron el mecanismo de trabajo y formularon los términos en los que se llevarían a cabo las clases virtuales. Simultáneamente, se realizó la convocatoria a profesores y alumnos, cuya disposición era fundamental para que la transición de lo presencial a lo virtual funcionara.

La respuesta de todos, equipo técnico, profesores y alumnos, permitió que en un par de días los cursos a distancia ya estuvieran operando.

En un principio, fue necesario llevar de la mano a los estudiantes para adentrarlos al sistema tecnológico utilizado para conectarse en grupo con el profesor. Por supuesto que hubo a quienes se les dificultaba un poco más el tema de la conectividad a distancia, pero fue un aprendizaje en equipo, a tal grado que hoy los clases continúan con una participación del 100% de las personas inscritas al curso comenta Maria Jesús Ventoso, coordinadora del programa de español.

De tal manera que, hoy por hoy, hasta el 8 de mayo, 121 alumnos inscritos en los cursos de español continúan con su actividad académica adaptada a las necesidades lingüísticas de los alumnos gracias al trabajo sinérgico de los docentes y del personal de apoyo tecnológico de la UNAM-Canadá.

Un cambio de cultura

Cultura UNAM-Canadá hizo lo propio instaurando la agenda cultural virtual y dando salida a la gran oferta de eventos culturales, propios y compartidos a través de las diversas plataformas de redes sociales en coordinación con las diferentes áreas que respaldan cultura en la UNAM.

Hemos estrechado los lazos de trabajo con los colegas de Descarga Cultura UNAM, de la Filmoteca de la UNAM y Grandes Maestros coadyuvando a la difusión de contenidos culturales derivados de la campaña institucional #QuédateEnCasa”, señalo Julián Hurtado, responsable del área de cultura en la UNAM-Canadá.

Durante la contingencia, todas las áreas: administración, servicios escolares, cultura, comunicaciones y docencia han sabido adaptar sus procesos a la dinámica de trabajo a distancia de manera eficiente y efectiva.

A tres semanas de implementar el teletrabajo los resultados son alentadores y dan muestra de la resiliencia de la sede.

Siguiendo los lineamientos de la Rectoría de Nuestra Máxima Casa de Estudios, la UNAM-Canadá da muestras del profesionalismo y compromiso al mantener los altos niveles de calidad y eficiencia que se ha impuesto esta sede.

 

Deja tu comentario

Comentarios