Cultura

Teatro UNAM presenta cinco piezas escénicas sobre diversidad e inclusión

CulturaUNAM
Teatro UNAM, en el marco del Día Internacional del Orgullo LGBTI+ presenta cinco piezas de creadorxs escénicxs que abordan la diversidad sexual y la inclusión en el ámbito teatral. Las obras fueron realizadas por Myrna Moguel, Jesús Giles, César Enríquez, Alina Maldonado, Mariano Ruiz y Arturo Lugo
Teatro de la UNAM ha preparado para el Día Internacional del Orgullo LGBTI+ una colección de cinco piezas de creadorxs escénicxs que abordan la diversidad sexual y la inclusión en el ámbito teatral, las cuales fueron realizadas por Myrna MoguelJesús Giles, César Enríquez, Alina Maldonado, Mariano Ruiz y Arturo Lugo.
Las cinco piezas estarán disponibles, a partir del viernes 25 de junio, en la página de Teatro www.teatrounam.com.mx
El Día Internacional del Orgullo LGBTI+ se celebra mundialmente cada 28 de junio, fecha en que se reafirma el sentimiento de orgullo sobre las identidades y orientaciones sexuales, así como de género tradicionalmente marginadas y reprimidas, para visibilizar su presencia en la sociedad.
Es motivo de orgullo para la comunidad LGBTI+, recordar y conmemorar la lucha del colectivo a través de los años para vencer y superar los obstáculos impuestos por los prejuicios que han pretendido ocultar su presencia e importancia en nuestra sociedad. Y qué mejor forma de celebrarlo sino a través del reconocimiento y plena reivindicación de sus derechos como ciudadanos.
Estas piezas de videoarte fueron parte de los Ciclos de Acción + Aislamiento: 15 ejercicios de liberación virtual, de este surgieron las piezas de Myrna Moguel y la de Jesús Giles (Bonita); y de Acción+Aislamiento: 15 coreografías vacilantes, surgen: Yo no soy Perseo, de César EnríquezYo quería bailar, de Alina Maldonado y Tonificadas, de Mariano Ruiz y Arturo Lugo.
Myrna Moguel, creadora escénica transdisciplinaria, se caracteriza por explorar en sus piezas los límites de la teatralidad, e indagar nuevas posibilidades de acción en la que el cuerpo sea artífice de la disidencia y agente de la crisis de la representación.
A través de su trabajo Myrna nos mostrará el alma como un punto que no tiene dimensión; el mundo visible está contenido en la conciencia del ser, creado en el alma de uno mismo. “La propuesta maneja disolvencias cruzadas aludiendo al sueño, al anhelo y también a la sensación del paso del tiempo dentro de un universo que sólo yo conozco. La pieza entrecruza dos espacios-tiempo que tienen en común la libertad corpórea y de pensamiento, siendo este último infinito, como el arte.” MM
Jesús Giles (Bonita), diseñadorx escénicx y Drag Queen mexicanx, quien explora el lenguaje lumínico como detonador de atmósferas anímicas, su trabajo relaciona los efectos visuales con la corporalidad y la dimensión espacial.
Sobre la pieza que presenta, apunta: “Una habitación invadida por la oscuridad, una cámara, dos monstruos presentes en el encierro forzado; frente a frente. ¿Dónde se enciende la luz aquí? No puedo pensar en el sonido sin pasar por el silencio, no puedo pensar en luz sin haber atravesado la oscuridad. No puedo dejar de pensar en lo increíble que me veo con esta peluca. Allá afuera, acá en este país donde la feminidad se mata, prefiero quedarme encerrada entre lentejuelas y pestañas largas, bailar y fumar. Porque siempre es necesario comenzar de nuevo, y eso es hermoso.”
Yo no soy Perseo, propuesta de César Enríquez, performer, cantante, artivista, anti racista, dramaturgx, marica y cabaretera en deconstrucción, quien ha trabajado en pro de la comunidad LGBTI+ abordando temas disidentes, políticos y punzantes desde el cuerpo y la escena en conjunción con la sátira y el humor.
Sus personajes cabareteros lo han “condenado” a cumplir invariablemente con los códigos de género establecidos en cada proyecto. Ha intentado probarse como actor dramático y también como performancero. Éstos fallidos esfuerzos serán a la postre los orígenes de su trabajo escénico Yo no soy Perseo, obra realizada con el afán particular de “crear” sin el peso de tener que cumplir las expectativas del público.
La pieza Yo quería bailar, de Alina Maldonado, violinista de formación clásica que transita entre la improvisación libre, la composición con medios electrónicos y la experimentación sonora. Le interesa explorar el ruido y la saturación como provocaciones, modos de resistencia.
La búsqueda de una estética nómada, las formas improvisatorias han tenido un rol relevante en su práctica como manera de abrirse a resultados sonoros inesperados, reconociendo el potencial de expresión política de las mismas.
La pieza que presenta a través de esta coreografía explora los paisajes auditivos que fuimos capaces de reconocer en nuestras condiciones de encierro y los sonidos que redescubrimos al desconfinarnos. El confinamiento reconfiguró las sonoridades.
Tonificadas corresponde al trabajo de Mariano Ruiz, actorx, cabaretere y artivista, y de Arturo Lugo, artista indisciplinado de la imagen y el movimiento.
El confinamiento potencializó la era digital, lo cual les permitió a estos dos creadores escénicos, jugar con la definición de género, hasta desarticularla y desconocerla. La artificialidad de la femineidad y de la masculinidad ha sido finalmente revelada. Tonificadas es una coreografía que explora la expresión de ambas posibilidades a través de los fragmentos de dos corporalidades inconformes.

Deja tu comentario

Comentarios