Academia Campus Ciencia NewsFeed Salud

Remdesivir no es la solución contra la COVID-19

Radio UNAM/Farrah de la Cruz
Este fármaco de fácil acceso es un tratamiento antiinflamatorio que sólo podría emplearse en pacientes que requieren una exacerbación de la respuesta inmune

Contra los efectos del SARS-CoV-2 no hay aún vacuna o tratamiento específico. Si bien hay medicamentos que podrían ayudar a reducir el tiempo de recuperación de algunos pacientes graves, no son la solución que se requiere para combatir la COVID-19.

De acuerdo con Susana López Charretón, investigadora del Instituto de Biotecnología (IBT) de la UNAM, el uso del Remdesivir -que los medios de comunicación anunciaron recientemente con bomba y platillo- sólo ayuda a aquellos enfermos que requieren hospitalización, de los cuales, el 30 por ciento se recupera.

“Son buenas noticias, pero no buenas como uno quisiera. El Remdesivir sólo se puede administrar vía intravenosa y se sabe que sería mucho mejor poder administrarse al inicio de la infección para controlar la replicación del virus”.

Este fármaco de fácil acceso es un tratamiento antiinflamatorio que sólo podría emplearse en aquellos pacientes que, por la condición severa en la que se encuentran sus pulmones, requieren una exacerbación de la respuesta inmune.

Por tanto, de aplicar el medicamento al principio de la infección, se inhibiría la respuesta inmune de nuestra defensa, algo que sólo empeoraría nuestro estado de salud. De ahí la importancia de aplicarse en hospitales y bajo supervisión médica.

Lo mismo sucede con la hidroxicloroquina y la cloroquina, las cuales, explica López Charretón, son medicamentos contra la malaria y otras enfermedades diferentes a la que provoca el virus SARS-CoV-2. Automedicarse con estas drogas provocaría más problemas que soluciones a la crisis de salud que actualmente estamos teniendo.

Según la científica universitaria, descubrimientos médicos y científicos como éste se hacen todos los días, pero debido a la gravedad que nos aqueja, vivimos pendientes de la información que día a día se genera respecto a una posible solución. Por eso pide especial atención a las publicaciones que consumimos.

“Estamos ávidos de un remedio que aligere el problema que tenemos, por eso es tan espectacular la noticia. Sin embargo, no debemos quedarnos sólo con los encabezados, hay que leer la nota completa, en donde podemos encontrar que uno de cada ocho casos graves se recupera. Son pequeñas esperanzas para gente muy grave que no se puede despreciar, pero eso no es la solución”.

Deja tu comentario

Comentarios