Campus

¿Por qué las mujeres tienen menos orgasmos que los hombres?

Michel Olguín Lacunza
Una de las estrategias para que las mujeres comiencen a vivir sus orgasmos de manera plena y libre es la educación sexual

“Solamente el 30 por ciento de las mujeres alcanza el orgasmo a través de la penetración; el resto requiere de la estimulación del clítoris o de otras áreas de su cuerpo para lograrlo”, afirmó Virginia Barragán, académica del departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM.

¿A qué se debe? Existen varias teorías, dijo la investigadora universitaria. Por ejemplo, para los hombres el acto sexual es una manifestación de su hombría.

Para ellos la única preocupación es tener una erección durante la relación sexual, pero en el caso de las mujeres es mucho más complicado y se relaciona con varios aspectos que van más allá de lo físico.

Por ejemplo, la confianza que se tiene con la otra persona al momento de establecer o involucrarse en el acto sexual. A las mujeres les surgen muchas ideas: ¿me voy a embarazar?, ¿van a traicionar mi confianza?, ¿le va a contar a sus amigos?, ¿si mis amigas se enteran me van a juzgar? Como mujeres pareciera que estamos preocupadas por muchas otras cuestiones.

Otra razón es que los hombres saben muy bien cómo masturbarse, no tienen mayor problema, pero las mujeres no. De hecho, algunas investigaciones han reportado que el 95 por ciento de los varones se masturban, mientras que sólo el 40 por ciento de las mujeres lo hacen.

Al no tener esta práctica de autoerotismo, las mujeres no saben decir: “oye, toca aquí” o “estimula de esta manera”. Otra situación puede ser que cuando ellas tratan de comunicarse con su pareja ellos no son tan receptivos.

La educación es otro factor. En este caso a los hombres se les aplaude cuando tienen muchas parejas, pero a las mujeres no. Para ellas se sanciona y la costumbre dice que deben mantenerse “puras y virginales” y si tienen actividad sexual no lo deben decir. En consecuencia, las jóvenes no se atreven a explorar su sexualidad.

Otra cuestión es dar por hecho que al tener una relación sexual todo se dará en automático, esto debido a la ideología que nos ha vendido la televisión: será mágico y perfecto. La realidad está muy alejada.

La pornografía es otro elemento. Algunos jóvenes basan su experiencia sexual por lo que ven en las películas pornográficas y cuando llegan a la realidad no es así. “Eso que creíste que iba a ser automático y no es así”.

Las formas de llegar al orgasmo

Las formas que tiene una mujer de llegar al orgasmo son muy variadas. Se puede obtener a través de una relación coital (hablando de relaciones heterosexuales), pero también tenemos las que son a través de una estimulación “clitoridiana”.

De hecho, puede ser una estimulación oral o manual, ya sea genital o por el clítoris, pero también a partir de otras partes del cuerpo.

Investigaciones recientes han demostrado que algunas mujeres alcanzan el orgasmo cuando les besan el cuello, les estimulan los senos e incluso los pezones.

Las finalidades del encuentro sexual son infinitas y dependen de cada persona. Por ejemplo, “conocer tu cuerpo y cómo funciona a la hora de interactuar con la otra persona; tener un bienestar psicológico de saber que estás estableciendo vínculos profundos con la pareja”.

Los beneficios del acto sexual son varios: en la parte física ayuda a quemar calorías, mantener la salud cardiovascular y conserva al cuerpo saludable. En la parte emocional saber que “te involucras con la persona que tú quieres” ayuda a formar vínculos.

En cuanto a las mujeres que tienen una pareja del mismo sexo se ha detectado que no tienen tanto problema para alcanzar el orgasmo, ¿por qué? Regularmente ellas ya han practicado la masturbación, conocen su cuerpo, lo han explotado y la comunicación es más fluida y directa. Se atreven más a decir: “mira yo quiero que hagas esto”, “quiero que lo hagas de esta manera”.

¿Cuáles son las consecuencias de no tener orgasmos?

Cuando dos personas tienen una relación sexual, las respuestas físicas, biológicas y psicológicas que surgen de intenso placer son conocidas como orgasmo.

A veces las mujeres fingen tener orgasmos para tener satisfechas a sus parejas, pero esto ¿cómo las afecta? “Para algunas será muy fácil llevarlo así a lo largo de su vida, pues no es tan importante, pero para la mayoría se van a generar problemas a nivel psíquico”.

Cuando no encuentran esa satisfacción en las relaciones sexuales, llega un momento en que las evitan o si deciden tenerlas estarán reticentes.

De hecho, cuando una mujer hace algo con libertad el cuerpo responde de la misma forma, pero cuando lo hacen sin sentirse del todo seguras experimentarán ansiedad antes del encuentro sexual y angustia porque dicho acto les causará problemas.

Algunas mujeres fingen orgasmos porque tienen miedo. Por ejemplo, si dicen que no están disfrutando la relación sexual la pareja se enojará y las abandonará, además pensarán: “mi cuerpo no funciona”, “no soy apta” o “me van a sustituir por otra persona”.

Se desencadenan varios efectos a nivel físico y psicológico que a la larga deterioran no sólo la relación, sino también la autoestima, su percepción de sí mismas y cada vez se vuelven más reticentes a tener estos encuentros.

¿Qué hacer?

Una de las estrategias para que las mujeres comiencen a vivir sus orgasmos de manera plena y libre es la educación sexual. “Si educamos a niñas, adolescentes y adultas podemos brindarles herramientas para que se conozcan a sí mismas.”

Es importante que conozcan los nombres correctos del cuerpo, porque a veces los desconocen y que empiecen con este proceso del autoerotismo. “Que sepan que es una práctica saludable, natural y normal y no les causará algún problema”.

Muchas mujeres viven con los mitos: “te está viendo el ser supremo” o “te vas a volver adicta al sexo”. Enseñarles a explorar su cuerpo es lo correcto y no existe una sola forma de experimentar los orgasmos”.

Es importante, necesario y fundamental que las mujeres aprendan a masturbarse y lo practiquen con frecuencia. Esto ayudará a liberar estrés, relajarlas y tendrán el plus de aprender sobre su cuerpo, “vas a saber qué cosas te gustan, cómo te gustan y se lo podrás comunicar a tu pareja”.

“Por eso es importante que las mujeres aprendamos a masturbarnos, lo practiquemos, lo practiquemos y lo practiquemos, hasta que nos salga bien”, concluyó.

 

Deja tu comentario

Comentarios