Campus

¿Por qué ahora el entrenamiento de Pumas incluye yoga?

Omar Hernández
Foto: Cristina Jiménez.

Pumas de Ciudad Universitaria agregó un ingrediente especial en su preparación rumbo al inicio de la temporada de Liga Mayor de la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano (Onefa) el próximo 6 de noviembre, cuando visite a Borregos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Guadalajara, en lo que será el regreso de la competencia estudiantil de este deporte en el país, luego de un año de pausa por la pandemia ocasionada por la Covid-19.

Ahora los auriazules cuentan con sesiones de yoga entre sus entrenamientos, como parte del proyecto que tiene la Asociación Deportiva de Yoga de la UNAM (AYUNAM) para inculcar la práctica de esta disciplina en todos los equipos representativos de esta casa de estudios, con la intención de mejorar la concentración, disminuir estrés, aminorar lesiones y aumentar la capacidad pulmonar de cada uno de sus integrantes al trabajar una respiración consciente.

Ana Laura Valdez Espinosa, presidenta de la AYUNAM, y Mariana Edith Ramírez Reyes, secretaria de la misma, encabezaron la primera de estas prácticas específicas, luego del partido conmemorativo por los 75 años del estadio Ciudad de los Deportes, en el que los felinos derrotaron a los Aguiluchos del Heroico Colegio Militar con marcador de 31-6.

“Al hacer yoga pude tranquilizarme. Siempre tenemos la mente llena de pendientes y esto me dio un respiro, me fui un poco de este mundo, me di cuenta de que nuestro cuerpo es como una máquina biológica y tenemos que darle ese agradecimiento por lo que nos permite hacer. Algunos estiramientos son algo complicados porque no estamos habituados a su práctica, pero disfruté todo lo que hicimos”, expresó José María Mancera Blanco, alumno de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y linebacker del equipo auriazul.

Ana Laura Valdez destacó que en el yoga no se compite, sino que es una disciplina espiritual e introspectiva. “Justo ahí damos un giro a lo que ellos acostumbran. Buscamos que sincronicen la respiración con su movimiento, que sientan su cuerpo, que sean conscientes de cada uno de sus movimientos. Hacemos ejercicios mucho más profundos, entonces hay beneficios emocionales porque en las aperturas de pecho hay una descarga emocional”.

Julio Bernardo García Cabrera, de la Facultad de Contaduría y Administración, y liniero ofensivo de Pumas CU, con 1.87 de estatura y 123 kilogramos de peso, dijo sentir múltiples beneficios en su físico tras la primera práctica de yoga. “La parte de estirar espalda baja fue lo que más me gustó por la sensación que tuve, aunque también fue la que más trabajo me costó. En lo personal tenía un dolor en la espalda baja que disminuyó bastante. El yoga nos ayudará a ser mejores atletas, a evitar lesiones y a tener una mejor elasticidad”.

La primera práctica de yoga consistió en una meditación de apertura para relajar, la enseñanza de la secuencia del saludo al sol, cuyas posturas eran supervisadas por las especialistas, ejercicios en parejas y equipos de tres, y otra meditación de salida en la cual se enseñó a conectar cuerpo y mente a través de la respiración.

“Lo importante es la constancia que le pongan a sus ejercicios para que logren esa flexibilidad que se busca. Los sentí contentos por hacer algo diferente, las sensaciones en general fueron positivas y en las próximas sesiones haremos trabajos más focalizados en objetivos específicos”, detalló Mariana Ramírez.

Deja tu comentario

Comentarios