Cultura

Pianista, compositora, artista innovadora: ¿quién fue Alicia Urreta?

René Chargoy
Foto: cortesía Raúl Aguilar.

Retrato Hablado de Alicia Urreta, a 91 Años de su Nacimiento fue el título de la charla con la que inició la revisión del legado de la fundadora y directora de la Camerata de México, así como del Festival Hispano-Mexicano de Música Contemporánea, en la que participaron tres de sus colaboradores décadas atrás y su hija Pilar, coreógrafa e investigadora.

Casa del Lago UNAM, la Fonoteca Nacional y Ex Teresa Arte Actual desarrollaron conjuntamente este proyecto interdisciplinario de distintas etapas para revisar críticamente la obra de la pianista y compositora nacida en Veracruz en 1930 y fallecida en Ciudad de México a los 56 años de edad. Las tres instituciones abren un nuevo camino de escucha y exploración “a partir de los archivos sonoros catalogados en México sobre su obra y de una revisión a su precursor trabajo en la música para piano, ensambles y electroacústica”.

En la conversación estuvieron el pianista Alberto Cruzprieto, el gestor cultural Enrique Villa, actual director del Museo Federico Silva, y el compositor y percusionista Ricardo Gallardo, director del ensamble Tambuco. De entrada, Pilar Urreta habló de la trayectoria artística de su madre y expresó que su legado es muy extenso en el sentido de los enfoques y la dirección hacia dónde dirigirse con la música.

“Fue no sólo una gran pianista y compositora de ensambles, también hizo cosas muy peculiares en un territorio que, en aquel entonces, no se exploraba. Como creadora se involucró intensamente en el uso de distintas disciplinas artísticas. Le importaba mucho la exploración, la experimentación y la integración”, comentó, ante lo que Enrique Villa agregó que se trató de una mujer muy adelantada a su tiempo, capaz de ver mucho más allá. Una precursora.

Ricardo Gallardo dijo que toda esta experimentación y exploración que personifica la obra musical de Alicia Urreta es una acumulación de conocimiento gigantesco en muchas áreas. “Cada ensayo suyo y cada concierto era un aprendizaje por dos vías. Nos enseñaba mucho y estaba con los ojos abiertos para explorar, tenía un oído curiosísimo. Fue una pianista sensible y expandida a través de la música electroacústica. La misma curiosidad acústica la dejaba sentir con el potencial sonoro de los objetos que utilizaba como instrumentos, y con los cuales fue capaz de desarrollar una expresividad musical muy peculiar”.

Alberto Cruzprieto mencionó de ella que era un personaje entrañable. “Le debo el haber ingresado al maravilloso mundo de la música incidental para teatro. Cada ensayo se convertía en una clase maestra y colaboración mutua. Era una compositora inclasificable”.

Pilar Urreta afirmó que Casa del Lago fue para su progenitora la puerta que le abrió la mirada hacia la multidisciplina. “Le tocó una época muy luminosa, con Juan Vicente Melo como su director, quien la invitó a coordinar el área de música. Es así que se integró a un grupo de intelectuales, entre ellos Tomás Segovia, Juan García Ponce, José Luis Ibáñez, Juan José Gurrola, José Luis Cuevas y Rocío Sanz. El entorno le permitió, sin escalafones ni distinciones, trabajar colaborativamente”.

Entre 1965 y 68, tiempo en que estuvo en Casa del Lago, compuso música incidental para seis obras de teatro, algunas de ellas con música en vivo, refirió Pilar. “Es ahí donde inicia su trabajo como creadora. Se decía autodidacta, la composición fue para ella un campo que aprendió sola”.

Villa retomó la palabra y contó que le tocó trabajar con la maestra como subdirector de Música en Casa del Lago: “Era generosa al promover a los jóvenes valores, sin reparo daba a conocer las composiciones de los muchachos”. Luego intervino Gallardo, quien dijo que no es un rescate de Alicia Urreta lo que uno debe proponerse. “Es su vida y obra la que nos rescata a nosotros y enriquece con tanto legado suyo”.

Ricardo Gallardo puntualizó: “A través del piano expandió su curiosidad sonora. La podemos considerar, sin lugar a dudas, una mujer con una creatividad desbordante”.

Moderó la mesa Cinthya García Leyva, directora de Casa del Lago, quién resaltó el trabajo pionero en la música electroacústica de una compositora excepcional que tomó sus propios riesgos. El proyecto de revisión sobre Alicia Urreta tendrá un segundo momento en noviembre.

Deja tu comentario

Comentarios