Campus NewsFeed Reportaje

PERROS RESCATISTAS TAMBIÉN SE FORMAN EN LA UNAM

Fabiola Méndez / Erik Hubbard

Con 12 años de edad, Baco y Gala, dos pastores belgas son los perros veteranos del grupo, han ayudado a rescatar personas en México en los sismos de 2017, las explosiones de la Torre de Pemex en 2013, el hospital de Cuajimalpa en 2014 y el deslave del cerro del Chiquihuite en 2021. Aunque también apoyaron en la emergencia por el tsunami de 2011 en Japón.

Hace 5 años entre el escombro y la tristeza, sus ladridos fueron de esperanza, son héroes de olfato, de corazón, de cuatro patas y son universitarios. Ellos trabajaron día y noche en medio del desastre por el sismo del 19 de septiembre de 2017, se trata de los perros que se la jugaron para salvar la vida de las personas.

La Unidad Canina de Búsqueda y Rescate de Personas, grupo que pertenece a la Dirección General de Análisis, Protección y Seguridad Universitaria (DGAPSU) de la UNAM fue creada en 1986 por iniciativa de veterinarios universitarios a raíz de los sismos del año previo.

Los especialistas se dieron a la tarea de fundar el escuadrón perruno a fin de resarcir la carencia de un equipo especializado para atender y ayudar a personas atrapadas en escombros.

“Nace del requerimiento de ver que vinieron equipos caninos de otros países como Estados Unidos, Canadá, Suiza y Francia a apoyarnos, vieron que era eficiente, al principio se tenían carencias técnicas, pero se empezó a avanzar y la Universidad inició con esos primeros pasos”, relata Julio Alejandro Velázquez Rodríguez, coordinador de la Unidad Canina.

Actualmente la unidad K9 de la UNAM cuenta con 30 binomios, en su mayoría miembros de la comunidad universitaria y algunos externos.

De acuerdo con Julio Velázquez, se puede iniciar a formar a un perro para esta labor desde cachorro, a las pocas semanas de nacido se puede iniciar estimulando sus patitas con toallitas de agua tibia, para continuar haciendo lo mismo en sus orejas y cola, el tiempo de estimulación es de unos pocos segundos para después regresarlos con su mamá. Posteriormente se inicia con algunos obstáculos, se hace que los perritos caminen por zonas obscuras o húmedas.

La labor que realizan es imprescindible y, de hecho, los perros no solamente se dedican a detectar los puntos donde hay aroma de personas, ellos también hacen despeje de zonas, “significa que metes al perro al sitio para verificar que efectivamente ya no haya alguien ahí y se puede empezar con la limpieza con la maquinaria”, explica Julio.

A pesar de su edad estos peludos no le tienen miedo ni a las alturas, entrenan cada sábado de las 8 a las 21 horas, entre escombros, llantas, torres y bajadas de rapel. La mayoría son voluntarios que pertenecen a la comunidad universitaria de las facultades de Ciencias Políticas,  Ingeniería y otras dependencias de la UNAM, pero también hay miembros del Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma de Metropolitana.

El tiempo promedio para entrenar a un perro para búsqueda y rescate de personas es de dos años, pero para salir a operar necesita una certificación externa de la Organización Internacional de Perros de Rescate (IRO), título que solo tienen los binomios de la UNAM.

La IRO es una red mundial de más de 115 organizaciones y 40 países bajo el aval de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y se especializa en temas de búsqueda y rescate con perros. “Somos el primer equipo que sigue el protocolo internacional para certificar y el único que tiene el aval para organizar pruebas en el país. Estamos en un nivel de aspirantes a obtener certificación internacional”, resalta.

Baco y Gala están siempre dispuestos ayudar, pero también lo están Foxi, Drusso, Mali y Hueso, un perro rescatado de la calle. Cada uno con características y aptitudes distintas han ayudado a rescatar personas, por lo que literalmente, dejan su huella a donde van.

“La población afectada se siente reconfortada cuando llegan los equipos caninos”, asegura Julio Velázquez.

Y es que no solo son compañeros de viajes, de acuerdo con Velázquez Rodríguez, los caninos cumplen un rol de apoyo social, de apoyo en la psique de las personas, “cuando tú llegas con el perro la gente se siente apoyada y llegas con el logotipo de la Universidad se abren las puertas”, afirma.

Entrenar a tu perro en la UNAM para búsqueda y rescate de personas es posible, solo es necesario expresar sus ganas de ayudar en cualquier emergencia y enviar un correo a la dirección etapaseleccionunamk9@gmail.com para entrar en un proceso de selección. No hay requisitos rígidos ni tener una raza especifica de cachorro, solo aprobar la etapa de selección.

 

Deja tu comentario

Comentarios