Academia Astronomía Campus Ciencia

No fue fácil, pero cumplí mi sueño, ser astrónoma: Gloria Delgado

Michel Olguín Lacunza


Cuando Gloria Delgado Inglada estudiaba la licenciatura en Física recuerda que un profesor explicaba un tema muy complicado y les dijo: “Las mujeres no pongan demasiada atención, porque de todos modos no llegarán a ser investigadoras ni a dedicarse a esto”. Sintió tanta indignación y rebeldía que pensó: “pues ahora voy a entender para demostrarle que sí podemos”. Hoy labora en el Instituto de Astronomía de la UNAM y se dedica a estudiar el medio interestelar de las galaxias.
 

El camino no fue fácil. Recuerda que de pequeña era una buena estudiante, pero cuando llegó a la Universidad para estudiar Física por primera vez en su vida se dio un “fuerte golpe” al reprobar varias materias.

“Pasé de ser una buena estudiante a ser una estudiante promedio tirando a mala, no entendía lo que me decían los profesores”. La investigadora comprendió que Física es una carrera muy exigente y debía modificar su forma de estudiar.

En el camino sintió mucha frustración porque las cosas no salían como ella quería y pensó varias veces en abandonar la carrera. Pero siguió luchando.

“Los sueños que tengas en tu vida trata de cumplirlos, a veces te encuentras con obstáculos que son como pruebas, pero si quieres, te gusta y te esfuerzas, al final lo lograrás”.

Desde niña supo que le apasionaba la ciencia, fue como una sensación o una inquietud que sentía cada que miraba el cielo y veía esa inmensidad obscura con puntitos brillantes. “Pensar que somos una cosa diminuta en un Universo tan grande me maravillaba”.

Tenía muchas preguntas y decidió que seguiría sus instintos y buscaría las respuestas. Poco a poco descubrió que esas emociones podrían responderse a través de la astronomía y así se dedicó a esa área. 

A través de los años descubrió que le fascinaba la astronomía y la ciencia en general. “Una de las cosas que más me gusta de la ciencia es que adquirimos el conocimiento no por intuición, sino porque hacemos pruebas, analizamos, hacemos un test y vemos si cumple la hipótesis. Si no, inventamos nuevas formas de estudiar, al final obtenemos datos que cualquiera podría comprobar”. 

Su papá y su hermana son abogados; sus hermanos se dedican a la economía. Siempre la han apoyado. No tiene familiares astrónomos, quizás algún tío científico, mencionó durante la entrevista para UNAM Global. En algún momento su mamá le dijo: ¿por qué tienes que estudiar cosas tan raras e irte tan lejos?

“Creo que aunque esté lejos y me dedique a un área que ellos no entienden se sienten orgullosos de que siguiera mis sueños y me realizara”. 

Desde que vive en México sus padres la han visitado varias veces y ella viaja seguido a España, su tierra natal. “Vivir en un lugar diferente de dónde naciste y que sientes familiar es muy bueno, tanto en lo personal como en lo profesional, porque te abre un nuevo panorama”.

En la UNAM

Cuando Gloria inició en la astronomía se sentía fascinada por los agujeros negros, pero al final no se dedicó a esa área. “Basta con que a todo mundo le guste algo para que me deje de gustar a mí”.

 Se dedica al medio interestelar de las galaxias, en específico las nebulosas planetarias y regiones H II. “Me interesa su composición química y la información que nos brindan sobre la producción de elementos químicos dentro de las estrellas y cómo van cambiando en las galaxias espacial y temporalmente”. 

A través de los elementos químicos y su abundancia en diferentes nebulosas se puede averiguar qué elementos químicos y en qué cantidad se producen en diferentes tipos de estrellas.

Hace algunos años, en una investigación liderada por ella, encontraron que las estrellas como nuestro Sol pueden producir un “poquito” más de oxígeno en su interior y transportarlo hacia la superficie, de manera que ese enriquecimiento resulta en la fase de nebulosa planetaria. “Esto es algo que ya se había encontrado, pero no en nebulosas planetarias de nuestra galaxia, sino en otras con menos metalicidad”.

¿Cómo llegó a México?

Después de terminar su carrera en física continuó con la maestría y el doctorado, un requisito indispensable para realizar una carrera de ciencias. De hecho, en España alientan a los jóvenes para hacer una estancia en otro país y aprender diferentes métodos, herramientas y formas de hacer ciencia.

¿Por qué vivir en México?

“Por un lado me llamaba mucho la atención como país, su cultura y quería conocer. Por el otro lado, aquí se encuentran los mayores especialistas y pioneros a nivel mundial de nebulosas, el área que me interesa”.

Llegó al Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE, Puebla) para realizar su maestría y doctorado en astrofísica, bajo la supervisión de Mónica Rodríguez. Ha aprendido de los grandes expertos de la UNAM como son: Manuel Peimbert, Silvia Torres Peimbert, Miriam Peña, Rafael Costero, entre algunos otros.

Ser astrónoma es cómo ver uno de sus sueños cumplidos. “Recuerdo cuando llegué al INAOE para hacer una entrevista con algunos académicos, me preguntaron cómo me veía en 10 años y yo respondí: Me gustaría verme así cómo están ustedes entrevistando a estudiantes”.

Aproximadamente 10 años después, “me tocó dar un discurso al final de una graduación del doctorado y pensé: ya me veo un poco más cerca de mi meta y después lo logré, me tocó realizar entrevistas para otros estudiantes que querían ingresar”.

Gloria piensa que pasó todas las pruebas y lo logró, realizó su sueño de ser astrónoma.

 

Deja tu comentario

Comentarios