Cultura

Mario Iván Martínez en El niño y la música, de la OFUNAM

Luis Pérez Santoja

LA MÚSICA Y LOS CUENTOS
Ya es inminente el inicio de la Segunda Temporada 2017 de la OFUNAM, que promete ser un gran acontecimiento; pero, antes, el siguiente fin de semana, regresa la gustada serie de conciertos, El Niño y la Música, pensados para los pequeños, pero también para toda la familia. El próximo programa marca también el regreso de MARIO IVÁN MARTÍNEZ, gran artista de múltiples facetas, quien es actor y cantante, ganador de múltiples premios, pero, sobre todo, ganador del aprecio del público, tanto de los niños como de los papás, por lo que se ha convertido, sin duda, en una de las figuras más populares en el difícil arte de comunicarse con el público infantil.

La música y los cuentos es el título de estos conciertos, porque, en efecto, presenta por una parte la historia de la prodigiosa infancia de Mozart, contada como si fuera un cuento, y además, uno de esos preciosos cuentos infantiles que aprovechan la narración y la música para enseñar los instrumentos musicales.

¿CONOCES A WOLFI?
WOLFGANG AMADEUS MOZART fue el más grande y superdotado niño compositor, quien además de ser un virtuoso de los teclados, desde la más temprana edad posible, fue un prolífico compositor. Cuando uno se entera de la numerosa cantidad de obras que compuso Mozart a los 5 y a los 7 y a los 9 y a los 11 años, queda sorprendido ante tal prodigio. El cuento que Mario Ivan Martínez adaptó y reescribió con el título ¿Conoces a Wolfi?, narra la fabulosa, pero algo sacrificada, vida de Mozart durante su infancia y parte de su adolescencia, pues su papá Leopold Mozart,
que también era músico (violinista y compositor), lo promovía en compañía de su hermana mayor Nannerl (en realidad Maria Anna) viajando por buena parte de Europa para presentar a sus dos “niños prodigio” en los salones de la aristocracia y en ocasiones, de la realeza.

Con el tiempo y siendo ya algo más mayorcitos, Leopold sólo llevaba en sus viajes al pequeño Wolfgang, pues éste era algo más virtuoso y tocaba muy bien las piezas para clavecín o para violín y clavecín, que es ese instrumento con un sonidito metálico muy chistoso (recordemos que aún no se inventaba el piano y apenas estaba apareciendo el antecesor del piano, el llamado pianoforte); por todo ello, la familia Mozart resultaba muy atractiva para aquel público atraído más por los fenómenos de ferias que por la música misma.

El objetivo principal de esta obra es invitar a los niños y a los jóvenes a acercarse a la vida y las obras del gran Mozart pues como dice el propio Mario Iván, “es una música que siempre fascina y se acerca a la perfección por su belleza, producto de la mente de un artista excepcional”. En la parte musical de este verídico cuento que MARIO IVAN MARTÍNEZ nos contará en este concierto, se escucharán piezas musicales compuestas por Wolfgang desde su primera infancia hasta su temprana adolescencia.

Así la Orquesta Filarmónica de la UNAM y algunos solistas interpretarán varias selecciones tomadas de obras tempranas del gran compositor. Por ejemplo, fragmentos de obras tan bellas como curiosas:
-Galimatías musical, que fue compuesta cuando Mozart tenía 10 años y que debe su nombre porque en ella juntó todo tipo de piezas, canciones populares de varios países o selecciones de música de varios compositores;
-Las pequeñas naderías, un ballet sorpresivo, pues pocos saben que Mozart compuso un ballet;
-la famosísima Pequeña serenata (¿será nocturna, redundancia con la que muchos la titulan?) y que es la música más popular de Mozart, de esas que todos han escuchado alguna vez, aunque no sepan de qué obra se trata;
-la Marcha de la ópera La clemencia de Tito, la última de las óperas compuestas por él;
-movimientos de uno de sus conciertos para violín, del concierto para piano núm. 8 (y también del núm. 20 que es mucho más tardío)
-y también una parte de un concierto para clavecín de JOHANN CHRISTIAN BACH, uno de los hijos de JOHANN SEBASTIAN, quien además de ser un importante compositor, era amigo de Mozart.

En el concierto habrá varios solistas de piano y de violín, que tienen entre los 11 y los 14 años de edad, entre quienes destacan Sergio Vargas Escoruela y Elena Maroutchak. Y, por cierto, ¿quién es ese Wolfi de quien nos preguntan si lo conocemos? Por supuesto, se trata de nuestro Wolfgang Amadeus Mozart, y el diminutivo de su nombre era… Wolfi.

TUBBY LA TUBA.
Por si no lo sabías, las tubas también tienen nombre.
La tuba es ese instrumento de alientos de metal, grandote y pesadote, que es el más grande de los instrumentos de alientos de una orquesta, así como el contrabajo es el más grande de los instrumentos de cuerdas). Pues en la segunda obra que nos ofrecerán MARIO IVAN MARTÍNEZ y la OFUNAM el protagonista es una tuba que se llama TUBBY, como era de esperarse.

Tubby la Tuba, es la invención de un compositor de Estados Unidos llamado GEORGE KLEINSINGER y está basado en un cuento que escribió para él PAUL TRIPP; ambos creadores participaron juntos en otras obras musicales para niños.

El cuento nos cuenta la aventura de una simpática y sentimental tuba que se encuentra una melodía y busca quien la ayude a tocarla; esta historia ha sido cambiada en varias ocasiones; con ese tema, la obra muestra cuáles son los instrumentos de una orquesta, al modo de aquellas composiciones pensadas para los niños y familiarizarlos con los instrumentos, como la Guía Orquesta para los Jóvenes de Britten y Pedro y el Lobo de Prokofiev.

En esta obra el solista será HÉCTOR LÓPEZ, quien es el tubista principal de la OFUNAM.

Este concierto estará dirigido por un frecuente amigo de la OFUNAM, el director mexicano ALFREDO IBARRA; y por supuesto, la gran presencia y participación como narrador y cuentacuentos de MARIO IVAN MARTÍNEZ. Recuerde que estos conciertos serán interpretados en plena celebración del Día del Niño, el sábado 29 de abril a las 18:00 horas y el domingo 30 de abril a las 12:00 horas.

Deja tu comentario

Comentarios