Sociedad

Marcas roban identidad cultural mexicana para lucrar

Michel Olguín Lacunza / Emiliano Sánchez

 

Durante un largo proceso, la identidad mexicana se formó con elementos históricos, simbólicos, cosmogónicos, entre otros, pero, ¿qué pasa cuándo nos roban esa identidad que construimos durante siglos?

Recientemente, en México se ha dado un robo de identidad desde el extranjero. Por ejemplo, algunas marcas trasnacionales se han apoderado de los diseños y creatividad de los bordados mexicanos y lucrado con ellos.

Las marcas Louis Vuitton, Carolina Herrera, Isabel Marant y Zara han sido acusadas de plagio. Por ejemplo, Zara se apropió de diseños de huipiles bordados a mano por los artesanos mexicanos.

De acuerdo con María Angélica Galicia Gordillo, académica del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, cuando una empresa reproduce el arte mexicano indígena -como la cerámica o los bordados- con fines de lucro lo que hace es robarnos nuestra identidad. “Se trata de un problema muy grave”.

Uno de los ejemplos más conocidos es el de la muy mexicana flor de nochebuena, que en Estados Unidos se le conoce como poinsetia. También un tipo de bordado conocido como tenango, el tequila y hasta el chocolate han sido sacados de su contexto original para lucrar ellos. “Es como robarnos una parte de nuestro cuerpo o alma, es nuestra creatividad”.

Marcas roban identidad cultural mexicana para lucrar
Sin historia no hay identidad

Identidad es el reconocimiento que una persona tiene de sí misma y con la que los demás la identifican, dijo la investigadora universitaria. “Por ejemplo ¿de dónde eres? Quizá un documento oficial establece tu origen geográfico, pero las demás personas te distinguen por ciertas características de tu terruño”.

Los mexicanos tenemos numerosas identidades. “De varias regiones del país nos representan varios símbolos, como la comida, la música, la vestimenta, incluso el género”.

“Si estamos en el extranjero nos representan los símbolos patrios, como la bandera, los movimientos de Independencia o de la Revolución. Asimismo, buscamos un grupo específico con cual identificarnos. Por ejemplo, una comunidad mexicana, que aunque vienen de diferentes partes de la República todos son del mismo país”.

La identidad mexicana está conformada por toda nuestra historia, que es fundamental: desde el conjunto de todas las culturas prehispánicas hasta la conquista española. “Sin historia no hay identidad, porque nos dice quiénes somos en este momento”.

Los españoles trajeron varios elementos que hoy forman parte de la identidad mexicana, como la arquitectura barroca y platillos como el mole, los chiles en nogada, incluso la religión”, entre otros.

Marcas roban identidad cultural mexicana para lucrar
“Esa es la parte bonita, somos un pueblo creativo a lo largo de la historia y seguiremos siéndolo. Esto nos permitirá seguir construyendo formas para representarnos”, concluyó la académica universitaria.

Deja tu comentario

Comentarios