Campus

La vacuna contra la COVID-19 previene el desarrollo grave de la enfermedad

Fabiola Méndez/Diana Rojas/Francisco Parra
No debe dudarse de la eficacia de las inmunizaciones

La probabilidad de infección, luego de recibir la vacuna, es poco frecuente. Las personas vacunadas no deben bajar la guardia y seguir con el uso de mascarillas y demás medidas de cuidado mientras el virus continúe circulando entre la población.

El doctor Mauricio Rodríguez Álvarez, vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la UNAM, explicó que uno de los puntos que debemos tener claro con la vacuna contra la COVID-19 es que la investigación se ha concentrado en la prevención del desarrollo grave de la enfermedad y hasta el día de hoy todas han demostrado que lo logran.

De acuerdo con el profesor de la Facultad de  Medicina de la UNAM, en cuanto a la investigación de las vacunas, aún no está claro por cuánto tiempo será su eficacia pero, “la vacunación previene la enfermedad grave y la muerte. Si se contagian tendrán una enfermedad leve, sin secuelas y complicaciones”.

Señaló que la protección contra la COVID-19 no se alcanza con todos las personas, “las vacunas no terminan de proteger hasta que se completa el esquema, con la primera dosis se alcanza una protección y es mayor hasta la segunda dosis”. Y de ahí la importancia de seguir protegiéndose después de haberse vacunado.

Aseguró que no debe dudarse de la eficacia de las inmunizaciones, “la mejor vacuna es la que se pondrá, no estamos en una situación para elegir una, no se puede, porque se necesita en todo el mundo y hay limitación para conseguirla. Son productos seguros, efectivos, de calidad y  necesarios, que nos van ayudar a que la epidemia no siga golpeando tan fuerte”.

Finalmente, acotó que las  vacunas tardan un poco en hacer su efecto y lo más importante es seguir protegiendo a los más vulnerables.

Deja tu comentario

Comentarios