Academia Medio Ambiente Salud

Gatos domésticos: plaga mundial que amenaza otras especies

Fernando Guzmán Aguilar 

Nota original de Gaceta UNAM
https://www.gaceta.unam.mx/gatos-domesticos-plaga-mundial-que-amenaza-otras-especies/
Fecha de publicación de la nota original: 9 de diciembre 2021

Han reducido poblaciones de aves hasta en un 40% en diferentes regiones del planeta. En México llevaron a la extinción del petrel de Guadalupe y la paloma del Socorro. Durante 10 mil años, nos han librado de roedores. Nuestra deuda histórica con ellos es respetarlos, protegerlos y dejarlos vivir

Los gatos domésticos, una de las mascotas más queridas y uno de los carnívoros más abundantes en la Tierra, son una plaga mundial que amenaza la conservación de la fauna silvestre. Incluso han acabado con especies de aves y roedores.

Unos mil 200 millones de gatos, con dueño, callejeros y ferales, habitan en el mundo, dice Jorge E. Schondube, del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM.En México, aunque no hay un censo de estos felinos, se estima que viven cerca de diez millones de gatos, aunque es una estimación que se queda corta, dice el doctor Schondube, quien estudia la ecología del gato doméstico en Morelia, Michoacán.

El gato es el último animal que domesticamos los humanos hace unos10 mil años en Egipto y Medio Oriente. Lo hicimos para que acabara con las plagas de roedores, cucarachas y otros animales que se metían a los graneros y a las casas. Sin embargo, se ha convertido en una amenaza para la conservación de la fauna, porque nunca perdieron su instinto de cazador.

El gato es una de las cien especies exóticas invasoras de mayor impacto en la biodiversidad, apunta el doctor Schondube en La vida secreta de los gatos, artículo publicado en Saber más.

En algunos sitios de Estados Unidos, Europa y de islas del Pacífico, los gatos han mermado las poblaciones de aves silvestres en hasta en un 40 por ciento.En Estados Unidos la población total de gatos domésticos mata cerca de veinte mil millones de mamíferos y cuatro mil millones de aves cada año. Se han hecho estudios que muestran que 1 de cada 3 gatos domésticos con dueño y que están bien alimentados caza dos a tres animales por semana. De este modo se estima que de los 84 millones de gatos con dueño que hay en ese país, 28 millones salen a cazar y matan cerca de tres mil millones de animales silvestres cada año.

Gatos morelianos

En México hay pocos estudios sobre el papel de los gatos como depredadores de especies de fauna silvestre. En nuestro país, las estimaciones del doctor. Schondube y su equipo de trabajo indican que tan sólo los gatos con dueño matan a cerca de mil millones de pequeños animales silvestres al año.

Censos en la ciudad Morelia, realizados como parte del proyecto “Ecología del gato doméstico”, indican que 15 por ciento de las casas tienen como mascota, tres gatos en promedio. Si hay 150 mil casas, se estiman 67 mil 500 gatos con dueño en la ciudad (sin contar individuos callejeros y ferales). Si asumimos que su comportamiento de caza es similar al de los gatos de Estados Unidos, esto implica que cazan más de dos millones de animales silvestres al año tan sólo en una ciudad de nuestro país.

Los gatos morelianos, según pesquisas del doctor Schondube, matan cerca de 50 especies diferentes de vertebrados. Principalmente son aves, serpientes y lagartijas, aunque también cazan mamíferos como conejos silvestres, roedores y murciélagos dentro de la ciudad.

Debido a que además de fauna silvestre, matan también a las ratas y ratones europeos que son plagas comunes de nuestras ciudades, tenemos que ver a los gatos como una dualidad: nos ayudan a controlar las plagas pero están acabando con otros grupos de animales.

Muchos de las especies de animales que cazan los gatos tienen un papel ecológico importante. Por ejemplo, muchas aves que matan los gatos controlan poblaciones de insectos, o polinizan flores, como es el caso de los colibríes. Vale destacar que entre las diferentes especies de murciélagos cazados por gatos en Morelia hay especies polinizadoras, dispersoras de semillas y comedoras de insectos.

Incluso gracias a los gatos, descubrimos un par de nuevas especies de murciélagos que viven en Morelia, porque —como a los gatos les gusta mostrar que son buenos cazadores— las llevaron como trofeos a sus dueños, y así las conocimos por primera vez, aunque hemos estudiado a los murciélagos de Morelia ya por varios años, comenta el doctor Schondube.

Aunque estén bien alimentados en casa o en la calle, pueden cazar mucho. Hasta diez veces por semana diferentes presas. En Morelia, ocho de cada diez gatos de casa salen por lo menos una vez a la semana a cazar, y cuando lo hacen matan entre uno y tres animales.

Eficaces depredadores

Los gatos han extinguido aves y roedores en algunas islas. Un solo gato en una isla del Pacífico acabó con una especie de ave. Le llevó unos pajaritos al farero, que aficionado a la taxidermia, los disecó y envió a un museo. Como era una especie nueva para la ciencia, llegaron a la isla unos científicos y ya no encontraron ni un solo ejemplar de esa ave.

En el mundo han extinguido a 30 especies de aves en islas. En los continentes, no han tenido un efecto tan dramático sobre la fauna. Pero en Australia, los gatos han “ayudado a exterminar 28 especies de marsupiales”, apunta el doctor Schondube en La vida secreta de los gatos.

En México, los gatos están asociados a la extinción de por lo menos un par de especies de aves en islas: el petrel de Guadalupe y la paloma de Socorro. También de roedores y lagartijas que solo vivían en algunas islas del Golfo de California. Hay otras aves amenazadas en islas de nuestro país que se ven afectadas por los gatos, ya que cuando anidan, los gatos se las comen.

Deuda con los gatos

Una de cada diez casas en México tiene por lo menos un gato. Sin contar que cada día hay más gatos callejeros e importantes poblaciones de gatos ferales, que ni temen ni dependen del ser humano. Viven sueltos y cazan para alimentarse, siendo agresivas con los humanos e incapaces de adaptarse a vivir en una casa como mascotas.

¿Cómo podemos controlar la plaga de gatos? Ponerles un cascabel, dice el doctor Schondube, no funciona porque son buenos para moverse y no hacer ruido con el cascabel, pero principalmente porque aunque pájaros, conejos, lagartijas y otros animales escuchen el sonido del cascabel, estos son cazados porque no identifican este sonido como una alarma de peligro.

Para reducir el tamaño de sus poblaciones y evitar sacrificarlos, tampoco funciona la captura, esterilización y liberación de gatos callejeros y asilvestrados.

Varios estudios indican que para disminuir sus poblaciones habría que atrapar y esterilizar más del 90 por ciento de los gatos callejeros y ferales. Sin embargo, en lugares donde se ha logrado capturar hasta el 85 por ciento, su población se mantiene estable porque los gatos viven muchos años, y el 15% no capturado continúa reproduciéndose.

No solo viven mucho, sino que tienen una capacidad reproductiva muy alta. Una hembra puede tener de dos a cinco camadas al año, y producir de 12 a 20 gatos en un año. Así que, libres y sin manejo alguno, una pareja de gatos y su descendencia pueden producir en unos pocos años decenas de miles de gatos en una sola localidad.

Triste pero necesaria, la única forma de controlar las poblaciones de gatos callejeros y salvajes, es sacrificándolos. En el caso de los gatos con dueño, para que no maten la fauna silvestre, lo mejor es no dejarlos salir de casa.

Se evita así también que los gatos y sus dueños corran riesgos. Al dejarlos salir, estos pueden ser atropellados o morir al comer una rata o ratón envenenados. Y nosotros, advierte el doctor Schondube, podemos ser infectados por parásitos intestinales.

Un gato que sale de casa, que interactúa con otros animales puede llevar enfermedades a nuestra casa y generar problemas de salud en los seres humanos, como la toxoplasmosis, que sí se presenta en mujeres embarazadas puede tener efectos muy negativos en sus bebes, e incluso causar abortos.

La forma más adecuada de manejar a los gatos es no dejarlos salir y jugar con ellos, ejercitándolos. Los gatos pequeños se pueden entrenar, utilizando un arnés y una correa, para sacarlos a que exploren fuera de sus casas y no a pasear como a un perro.

Hoy para el doctor Schondube tenernos una deuda histórica con los gatos que tenemos que pagar. Guardianes de nuestra comida en el pasado, nos toca ahora protegerlos de los peligros del mundo y al mundo de los peligros de los gatos. Como todos los animales, tienen derecho a ser respetados y protegidos y a vivir.

Más información para dueños de gatos:
iies.unam.mx/ecologia-funcional/

Deja tu comentario

Comentarios