Academia Campus

Estudiantes de la UNAM te cuentan cómo han vivido la pandemia

Michel Olguín Lacunza

Cuando Karen Ruiz se enteró de que su primo había fallecido de COVID-19 se encontraba en clase virtual de química. Estaba en su sexto año en la Escuela Nacional Preparatoria 5 de la UNAM, donde conoció nuevos amigos a los que nunca había tratado personalmente. 

En su casa la situación estaba muy tensa, así que prendió el micrófono y después de explicar lo sucedido a su profesora pidió permiso para ausentarse. En ese momento le llegaron al celular varios mensajes de ánimo de todos sus compañeros y entendió que, aunque no los había conocido en persona, de verdad eran sus amigos.

Durante la pandemia los estudiantes de la UNAM han vivido diversas experiencias difíciles, complicadas, raras o hasta divertidas. UNAM Global entrevistó a algunos de ellos.

Miranda Flores, estudiante del quinto semestre de la Facultad de Medicina, vivió momentos difíciles cuando ella y su familia se contagiaron de COVID-19, pero el caso de su mamá se complicó y todo fue más cuesta arriba.

Siguió con sus responsabilidades, se presentaba a las clases en línea con tapabocas y mucho dolor en el cuerpo. Sus compañeros, le preguntaron por qué y al saber la respuesta todos la apoyaron y siempre le ayudaron con sus tareas.

A pesar de los problemas, Miranda salió bien en su semestre pero se sintió decepcionada por la las clases en línea. El semestre que iniciaba sería práctico, es decir, podría estudiar la anatomía humana en el anfiteatro, pero en vez de eso le tocó practicar las suturas con una naranja. No se detuvo y siguió adelante.

Para David Martínez, estudiante del cuarto semestre de la Facultad de Economía de la UNAM, “ha sido complicado porque no he podido hacer nuevas amistades en las clases debido a que todo ha sido en línea, además extraño a mis amigos de siempre”.

No todo ha sido malo, recuerda una anécdota que le causa mucha risa: “en una ocasión me dirigía a casa de mi abuelita en el transporte público, tenía clase de microeconomía y como era importante por las matemáticas tenía que tomarla.En el momento menos oportuno, parado en medio de la gente, con una mano aferrándose al tubo y con la otra deteniendo su celular, el profesor me preguntó que opinaba sobre el tema”.

En el momento menos oportuno, parado en medio de la gente, con una mano aferrándose al tubo y con la otra deteniendo su celular el profesor le preguntó que opinaba sobre el tema. David respondió y además expuso sus dudas. En aquel pequeño espacio todos lo miraron asombrados y se sintió muy apenado. Ahora la anécdota le da risa.

Chris Bermúdez se encontraba en el sexto año de la preparatoria cuando inició la pandemia y a través de las clases en línea terminó ese ciclo e ingresó a la Facultad de Contaduría y Administración. “Fue triste no poder despedirme de mis amigos y de mis profesores, además me siento un poco perdido en la Facultad”.

El joven, como todos sus amigos, esperaba realizar una fiesta de graduación y entrar a la universidad con una ceremonia de bienvenida en el auditorio. Cuando termine la pandemia se reencontrará con todos sus amigos.

Sin embargo, también ha tenido buenos momentos, recuerda que en las clases en línea, para aminorar los momentos de tensión, él y sus amigos se han vestido de acuerdo a la ocasión, ya sea para las fiestas navideñas o de Halloween.

El día que recuerda con más cariño fue cuando todos se disfrazaron de fantasmas. “Estoy seguro que ni yo ni nadie de mis amigos lo olvidaremos, incluso la maestra estaba encantada”.

De vuelta a la UNAM

Los jóvenes entrevistados esperan ansiosamente volver a la UNAM, ver a sus amigos, abrazarlos y realizar todas las actividades que dejaron atrás, como andar en bicicleta en las horas libres, comer o simplemente sentarse juntos para reír y pasar el rato. 

Deja tu comentario

Comentarios