Ciencia Salud

¿Estás usando los zapatos correctos?

Dirección General de Atención a la Salud de la UNAM / Francisco Medina
Un buen calzado puede prevenir diversas lesiones o alteraciones posturales

Los pies son una parte muy importante del cuerpo, ya que, si estos sufren alguna alteración al pisar, se modifica la postura al estar de pie o al caminar, trayendo grandes repercusiones a toda la estructura corporal. Por eso, es importante conocer qué tipo de calzado es el más adecuado.

Hablar de las características que debe cumplir un buen calzado es importante, esto nos ayudará a prevenir lesiones o alteraciones que conduzcan a dolor en las rodillas, dolor en las caderas, en la espalda, sobrecargas musculares, problemas en la circulación de las piernas, alteración en la alineación de los pies o deformidades en los dedos de los pies, callosidades, o los muy conocidos juanetes. 

Hoy te daremos algunas recomendaciones generales que debes tomar en cuenta a la hora de elegir tus zapatos. 

1. Nuestro calzado debe tener suficiente capacidad para que el pie entre adecuadamente. Si queda apretado provocará roces, los cuales generan lesiones en la piel y con el tiempo callos. Sin embargo, tampoco deben quedar flojos porque producirían perdida del equilibrio, y con ello, caídas o lesiones en el tobillo, como esguinces.

2. La punta del zapato debe ser ancha y con la altura suficiente que permita mover ligeramente los dedos de los pies. 

3. Se recomienda que la suela del zapato no sea plana. Tanto hombres como mujeres deben utilizar un tacón de altura moderada (máximo tres centímetros), pues esto sirve para descargar el talón evitando sobrecargas de los músculos de la pantorrilla. Pero si decides usar zapatos altos, lo ideal, será que el tacón sea ancho para tener mayor estabilidad y evitar que estos alcancen alturas de más de 10 centímetros, pues esto cambia el apoyo normal del peso del cuerpo ejerciendo la fuerza directamente sobre los dedos de los pies. 

5. La suela  debe ser flexible en sentido horizontal para permitir que el pie se flexione y tenga los apoyos correctos al caminar. Sin embargo, en sentido vertical debe ser rígido para evitar torsiones que desequilibren al pie. La parte posterior del talón y el tobillo debe quedar protegida lo que permite que el pie quede alineado, dando soporte y estabilidad  al caminar.

6. Si utilizas plantillas los zapatos deben sujetar muy bien al pie, pero hay que tener en cuenta que el empeine no debe quedar apretado, pues la plantilla generaría  compresión de los dedos, recuerda que la punta del zapato debe ser ancha y con altura suficiente para los dedos. Nunca intentes comprar un calzado de un número mayor al que te corresponde, pues esto sólo ocasiona que el pie o la plantilla se deslicen hacia delante, alterando todo el apoyo sobre la suela del zapato. 

Recuerda que, si inviertes en un buen calzado, estarás invirtiendo en tu salud!  #pumasporlasalud

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de: