Academia Campus

Entregan el premio Héctor Fix-Zamudio

Instituto de Investigaciones Jurídicas

El mes pasado, la jueza Elizabeth Odio Benito recibió el Premio Internacional Héctor Fix-Zamudio 2016, otorgado por sus aportaciones en el campo de los derechos humanos, siendo la primera mujer a la que se le da este reconocimiento.

Dicho galardón fue instituido en 2004 por la Universidad Nacional con el propósito de reconocer la labor de juristas nacionales e internacionales que se han distinguido por realizar contribuciones sobresalientes en el campo del derecho.

Magdalena Cervantes Alcayde, coordinadora del Observatorio del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, señaló que en los “tiempos que corren en México, en América y en el ámbito mundial, donde se plantean discursos contrarios a los derechos humanos y, de manera particular, a los de las mujeres, es relevante premiar una trayectoria de vida como la de la jueza Odio, que ha dejado huella en la protección en favor de esos últimos en el Sistema Interamericano y en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH)”.

La distinción fue entregada por Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), como parte de la actividades del Diplomado de Formación en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos Héctor Fix-Zamudio 2019, ante los asistentes a esta actividad académica y en compañía del juez Patricio Pazmiño Freire, integrante de la CoIDH; la ya mencionada Magdalena Cervantes, coordinadora del evento; Issa Luna Pla, secretaria académica del IIJ, y Héctor Fix-Fierro, hijo de Héctor Fix-Zamudio.

Dejando huella
Por su parte, el juez Patricio Pazmiño Freire, integrante de la CoIDH, apuntó que para la jueza Odio, “a las víctimas de violaciones a derechos humanos no sólo se les repara con dinero, el ser humano es mucho más que eso; por suerte, dijo, la jueza regresó a América Latina para seguir dejando huella desempeñando esa función en el Tribunal Interamericano, siendo la única mujer en la composición actual de la corte”.

Después de recibir el diploma del premio y escuchar las palabras de sus colegas, Elizabeth Odio comentó: “Vivimos momentos difíciles en América Latina, estamos sufriendo un retroceso que comenzamos a sentir grave en el mundo de la democracia política participativa, en el del estado social de derechos, empezamos a sufrir el avance de grupos fundamentalistas”.

Dichos grupos “en este país, en mi país, en todos los países del continente, se encuentran haciéndose cada vez más poderosos, y contra esto tenemos que continuar prendiendo la antorcha de los derechos humanos y no dejando que nos la quiten ni dejando que nos apaguen esa antorcha, como no lo dejó el doctor Héctor Fix-Zamudio, cómo nosotros no queremos dejarlo tampoco”, finalizó.

Deja tu comentario

Comentarios