Academia Campus Ciencia NewsFeed Salud

¿El SARS-CoV-2 evolucionará a un virus catarral?

Karina Canseco/Diana Rojas
Los virus tienen la propiedad de mutar y evolucionar

La pandemia de COVID-19 ha sido aleccionadora para la humanidad, “ha dejado mucha enseñanza dentro de la tragedia”. Hoy conocemos los mecanismos de transmisión de la enfermedad, las medidas preventivas ante los contagios y el desarrollo de las vacunas, un gran avance de la ciencia. En este contexto, el científico mexicano Antonio Lazcano Araujo y el especialista en enfermedades infecciosas Alejandro Macías Hernández conversaron sobre el virus SARS-CoV-2 y las vacunas.

¿Cómo llegó el virus SARS-CoV-2 al ser humano?

El profesor emérito por la UNAM, Antonio Lazcano, explicó que los virus son entidades biológicas que se multiplican y que pueden brincar de una especie a otra porque las proteínas que les permiten ingresar a las células del hospedero no tienen especificidad absoluta.

Detalló que los seres humanos tenemos muchas propiedades en común con, por ejemplo, los murciélagos, a quienes se ha apuntado como el origen del virus. Compartimos similitud morfológica (rostro, pelos, simetría bilateral, seres placentarios y mamíferos) y similitud molecular, por lo que las estructuras que utilizan los coronavirus y otros virus para infectar las células se parecen mucho a las de los humanos.

La diversidad biológica es enorme y ello ha impedido la identificación de un huésped animal intermedio en la transmisión del virus, dijo el catedrático universitario.

Por su parte, Alejandro Macías, egresado del posgrado de la UNAM, señaló que una vez que el virus entra al ser humano muta para transmitirse, infectar o reinfectar con más facilidad, pero su objetivo no es matar al hospedero, porque cuando este muere ahí se acaba el ciclo del coronavirus.

En este sentido, “los murciélagos tienen una adaptación biológica con los coronavirus, pueden controlar la pandemia, pero cuando un patógeno brinca de una especie a otra no hay una memoria inmunológica contra ese virus y provoca devastación”, subrayó el doctor Lazcano Araujo.

¿El SARS-CoV-2 evolucionará a un virus catarral?

Ambos especialistas coincidieron en señalar que los virus tienen la propiedad de mutar y evolucionar, los virus de RNA (SARS-Cov-2, influenza y VIH) tienen una molécula que les ayuda a multiplicarse (igual en el mismo origen pero no idéntica), en los coronavirus esa molécula es la polimerasa, pero estos virus no mutan igual.

“Los coronavirus tienen una molécula (exonucleasa) que les permite estar editando los errores, pero al editar los errores tienen menor diversidad biológica en las poblaciones. Por lo tanto, cuando tengamos una vacuna, es muy probable que sirva para todo”, explicó Lazcano Araujo.

“Va a ser un virus endémico y probablemente estacional, pero al siguiente invierno nos volverá a afectar”, advirtieron.

El experto en biología evolutiva, Antonio Lazcano, añadió que la inmunidad natural que se adquiere después de ser infectado por un coronavirus se va acabando entre cuatro y seis meses después de la enfermedad, lo que no ocurre con la inmunidad que proporcionan las vacunas, ahí reside la importancia de inocularse.

Mencionó que aunque la India en este momento está en el mismo periodo estacional que México, como consecuencia de un discurso triunfalista, aglomeraciones y falta de precauciones para evitar contagios están viviendo una tragedia.

La vacuna Patria

Sobre el proyecto que está desarrollando el gobierno mexicano en convenio con instituciones como el Conacyt, la UNAM, el IMSS, el INER, el IPN y el laboratorio mexicano Avimex, Lazcano Araujo comentó que en México hay investigadores de primer orden, pero la ciencia, durante décadas, no ha sido suficientemente apoyada.

Las mujeres históricamente han tenido un papel preponderante en el desarrollo de las vacunas, pero es necesario el apoyo del gobierno y de la sociedad para tener autosuficiencia en la producción de vacunas y de otros biológicos, añadió.

¿Virus artificiales usados como herramientas biológicas?

El riesgo del bioterrorismo es real, acotó el doctor Araujo, y es una preocupación de muchos países. Sin embargo, por muchos cambios que le hiciéramos a un virus de RNA o de DNA siempre van a tener propiedades parecidas a las que ya existen.

Cada virus nuevo que existe ya está clasificado en familias preexistentes, no han aparecido virus completamente nuevos, es muy difícil biológicamente la aparición de uno. El rango tan limitado en la diversidad de los grandes grupos de virus va a permitir atacar sus consecuencias rápidamente. Tenemos antivirales casi a punto en previsión de las epidemias que vendrán a futuro, agregó.

La pandemia ha sacado lo peor y lo mejor de la humanidad

En opinión del doctor Alejandro Macías el desarrollo de las vacunas es un tributo al ingenio de la humanidad y a lo que podemos hacer cuando nos ponemos de acuerdo.

Para el universitario Antonio Lazcano, la respuesta que ha dado la comunidad académica en todo el mundo, pero particularmente en México, es conmovedora. “Uno piensa siempre en los avances de las ciencias naturales y exactas, pero gente de las humanidades, de las ciencias sociales y del arte han estado tratando de dar lo mejor de sí para ayudarnos a contender con una tragedia pavorosa”.

“En cien años no habíamos tenido una situación como esta, pero con una diferencia, el mundo ahora está más comunicado, instrumentos como los celulares y las plataformas digitales nos han permitido continuar con la comunicación y compartir descubrimientos y dudas, y atrás de esto está la labor de miles de mujeres y de hombres dedicados a la ciencia a la cultura y a las artes para tratar de hacer más llevadera la situación”.

Agregado a ello la labor del personal de salud que ha arriesgado la vida, a veces sin lo más elemental para trabajar, concluyó Macías Hernández.

Deja tu comentario

Comentarios