Ciencia

Egresada de la UNAM obtiene Premio Nacional del Emprendedor 2017

Yazmín Ramírez Venancio y José Martín Juárez Sánchez/Facultad de Química
El galardón lo obtuvo por el trabajo "Medicamento en forma de hidrogel para regenerar tejidos"

La egresada de la Facultad de Química, Erika Rocío Santillán Reyes, recibió el Premio Nacional del Emprendedor 2017 en la categoría de Idea innovadora, distinción que otorga el Gobierno de la República, a través del Instituto Nacional del Emprendedor de la Secretaría de Economía.

Santillán Reyes obtuvo este galardón por el trabajo Medicamento en forma de hidrogel para regenerar tejidos, el cual forma parte del proyecto encabezado por el académico Gerardo Leyva Gómez, adscrito al Departamento de Farmacia, en donde desarrolló un nuevo hidrogel para la cicatrización de heridas a partir de un polímero natural y otro sintético, el cual está en proceso de patente.

El galardón fue entregado por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en una ceremonia realizada el 10 de septiembre en el Centro Citibanamex, en el marco de la Semana Nacional del Emprendedor.

El nuevo medicamento fue producido a partir de un biopolímero natural, el cual se extrae del exoesqueleto de algunos artrópodos y crustáceos (como camarones, cangrejos, langostinos) y un polímero sintético ampliamente utilizado en la industria farmacéutica.

Este desarrollo se podría emplear en padecimientos como el pie diabético y en quemaduras, lesiones por fricción y heridas por objetos punzocortantes, además tiene mecanismos contra bacterias resistentes a antibióticos: “Buscamos que el proyecto se concrete para ayudar a las personas que no tienen un tratamiento eficaz contra estos trastornos”, señaló en entrevista Erika Rocío Santillán.

El proyecto se encuentra en proceso de patente y aún faltan estudios amplios en personas para demostrar la eficacia del medicamento, para lo cual se analiza la colaboración con algunas empresas farmacéuticas, explicó por su parte Gerardo Leyva.

“En estos momentos, también buscamos ampliar los estudios de este nuevo medicamento, pues tenemos el conocimiento de los mecanismos básicos en modelos animales, pero queremos profundizar en modelos celulares, en grupos amplios de personas y en las distintas patologías. Nos hemos dado cuenta que uno de los problemas más comunes es el pie diabético; entonces, quisiéramos conocer con mayor detalle cómo actúa el hidrogel en estos casos”, añadió.

De acuerdo con Erika Rocío Santillán, uno de los objetivos de la investigación es disponer de un nuevo producto de costo accesible, para beneficiar a la población que requiera de este tipo de medicamentos. Para favorecer la cadena de producción se analiza también la participación de grupos de camaroneros en el norte del país, quienes podrían vender los exoesqueletos de los crustáceos, que actualmente se desechan.

El Premio Nacional del Emprendedor 2017, opinó más adelante Gerardo Leyva, es un reconocimiento “al trabajo en equipo, a nuestra forma de organizarnos, a nuestra investigación, cuyos objetivos son proporcionar el bienestar de la salud de la población mexicana, lo que nos impulsa a seguir trabajando más”.

En tanto, para Erika Rocío Santillán, el premio ha constituido una experiencia que implicó “atreverse a dar el paso para exponerlo como una idea emprendedora y vencer el reto de representar a todo un equipo multidisciplinario; es una gran responsabilidad”.

Uno de los objetivos de participar en esta convocatoria, concluyó Gerardo Leyva, “fue llevar el nombre de la Facultad de Química como un centro de investigación importante a nivel nacional en el área de la salud y es un orgullo para nosotros formar parte de esta Institución”.

Nuevo material

Desde hace más de tres años, Gerardo Leyva trabaja en el proyecto de investigación que derivó en el desarrollo de un nuevo material para cicatrización, el cual no porta fármacos, es de bajo costo, biodegradable y biocompatible, por ello se podrían añadir medicamentos como antibióticos.

Una parte de la materia prima para este desarrollo se obtiene de desechos de crustáceos, el método por el cual se produce es ecológico, por lo tanto, ayudaría al medio ambiente; asimismo, acelera el proceso de la cicatrización, presenta buena calidad en el cierre de las heridas (en los estratos internos) y previene la infección bacteriana.

Este trabajo de investigación fue publicado en la revista Materials Science and Engineering: C. Además, con la ayuda de la UNAM, se analiza la transferencia de tecnología con el sector industrial para producir el medicamento. También, el desarrollo está en trámite de patente en México y se evalúa la posibilidad de registro en Estados Unidos y en algunos países de la Unión Europea.

Deja tu comentario

Comentarios