Campus Ciencia Humanidades

Día Nacional de los Jardines Botánicos

UNAM Global
Exposiciones, conferencias, talleres, videos, visitas guiadas, actividades culturales y una muestra gastronómica en un ambiente festivo que reúne a cientos de familias

12-dia-internacional-jardin-botanico

Para conocer la riqueza vegetal de nuestro país, los senderos son innumerables. Se puede recorrer desde la molécula de la vida, el ADN, hasta los bosques en donde habitan los pinos; desde el proceso de rescate de una biznaga del Pedregal de San Ángel, a la elaboración de artesanías tejidas que relatan las historias de los ya casi extintos humedales del Valle de México; o de la regeneración por cultivo de tejidos de plantas mexicanas en peligro de extinción, a la diversidad de las cactáceas en nuestro territorio.

Esos caminos y muchos otros fueron transitados por los asistentes al Jardín Botánico del Instituto de Biología de la UNAM durante la celebración del 12º Día Nacional de los Jardines Botánicos que en su edición 2017 tuvo por tema “Los jardines botánicos construyendo e integrando un México vital”.

Los visitantes disfrutaron de actividades infantiles y para adultos mayores, demostraciones, exposiciones, conferencias, talleres, videos, visitas guiadas, actividades culturales, una muestra gastronómica (“de la milpa al paladar”) y hasta pequeños experimentos científicos y un rally para adolescentes.

A las 10 de la mañana, ese espacio de investigación, conservación y difusión, fundado en 1959 y que hoy resguarda más de mil 600 especies de plantas que crecen en las selvas, los bosques y los desiertos mexicanos (muchas de ellas amenazadas y en peligro de extinción), dio la bienvenida al público que en su mayoría acudió en familia y grupos de amigos para disfrutar no sólo de las colecciones de agaváceas, cactáceas, plantas medicinales u orquídeas, sino para aprender a diseñar un terrario con especies de plantas suculentas, el método de cultivo hidropónico o, incluso, a hilar una madeja de algodón.

Durante la jornada –iniciativa de la Asociación Mexicana de Jardines Botánicos– no se dejaron de lado temas fundamentales como la fauna que habita la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel de la UNAM o el cambio climático.

En la inauguración del acto, Jorge Nieto, jefe del Jardín Botánico, refirió que un México vital se relaciona con la protección de la riqueza biológica, su conservación y su estudio, con la vida, con un territorio diverso no sólo biológica, sino culturalmente hablando.

Esta fiesta, añadió, es para compartir conocimientos, pero también de concientización sobre la importancia de conservar las plantas y los animales, los hábitats naturales.

Y para ello, en el Día Nacional de los Jardines Botánicos en la UNAM se programaron 10 actividades más que el año pasado, para alcanzar un total de 70, incluida la venta de plantas provenientes de comunidades donde trabajan algunos académicos para la propagación de especies.

Con la colaboración de los académicos del Jardín Botánico y sus alumnos, y alrededor de 180 voluntarios de distintas carreras, se atendió a los miles de visitantes de todas las edades que abarrotaron los stands y las carpas.

Nieto recordó que el del IB es el segundo jardín botánico más antiguo en la era moderna de México. Con 58 años cumplidos, en sus espacios no sólo exhibe plantas, sino que brinda enseñanza y hace investigación relacionada con aspectos como genética o fisiología.

En las últimas décadas se ha involucrado mucho más en la conservación para atender el problema de la pérdida de la biodiversidad que se registra en todo el planeta, México incluido. “Este es un jardín botánico líder a escala nacional e internacional en la protección, vía la propagación, de especies en peligro de extinción, algunas que incluso ya no existen en vida silvestre”.

Su acervo de plantas vivas no sólo es de los más importantes, sino que tiene carácter nacional; tal es el caso de las colecciones de agaváceas y cactáceas, de importancia mundial, resaltó Jorge Nieto.

Además, precisó, el Jardín tiene un programa activo de investigación, donde los académicos de forma continua describen nuevas especies (a diferencia de sitios como el norte de Europa, donde hace 100 años se completó su flora) o encuentran especies en sitios donde no se conocían, con lo cual se incrementa el inventario florístico nacional, fundamental en un país megadiverso como el nuestro.

Por último, el director destacó que el Centro de Adopción de Plantas Mexicanas, iniciativa ejemplar a escala internacional, donde el Jardín Botánico del IB, mediante su Asociación de Amigos, promueve la relación formal con la sociedad (los “padres adoptivos”) cuenta con los datos para contactar a cada persona que se compromete a cuidar una planta, para preservar la diversidad biológica.

Sus objetivos educativos, de concientizar a la población de que la biodiversidad está en riesgo y hay que protegerla, se están alcanzando. Lo mismo que la promoción de la presencia de esa riqueza biológica en los hogares, bajo el resguardo de las familias.

Como las puertas del Jardín siempre están abiertas, este día es más bien una jornada en la que los académicos, los alumnos y las investigaciones salen de los laboratorios y las aulas para que la gente los conozca, finalizó.

Deja tu comentario

Comentarios