Academia Astronomía Ciencia

Descubren cúmulos de estrellas que controlan su natalidad

Redacción / Fuente NASA

En el espacio sideral, a 2900 años luz de la Tierra, existe una gran nube de gas llamada RCW 36 en la región HII de la Vía Láctea, en donde se forman diversas estrellas. La región está compuesta principalmente de átomos de hidrógeno que han sido ionizados, es decir, despojados de sus electrones.

Al observar esta zona con diversos telescopios, los astrónomos descubrieron que los cúmulos de estrellas tienen “autocontrol” ¿Qué significa esto? Resulta que estos grupos solo permiten crecer a cierto número limitado de estrellas, antes de que las más grandes y brillantes expulsen la mayor parte del gas de su sistema.

Este proceso retrasa drásticamente el nacimiento de nuevas estrellas. De hecho, esto se alinea mejor con las predicciones de los astrónomos sobre la rapidez con la que se forman las estrellas en los cúmulos.

El estudio fue logrado gracias a varios telescopios, incluido el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA, el SOFIA  (Stratospheric Observatory for Infrared Astronomy) de la NASA (ya retirado), el telescopio APEX (Atacama Pathfinder Experiment) y el telescopio Herschel (también retirado), de la ESA (Agencia Espacial Europea).

RCW

La nube RCW 36 contiene un cúmulo de estrellas jóvenes y dos cavidades o vacíos, excavados en el gas de hidrógeno ionizado, que se extienden en direcciones opuestas. También hay un anillo de gas que envuelve el grupo entre las cavidades, formando una cintura alrededor de las cavidades en forma de reloj de arena.

El gas, con una temperatura de aproximadamente 3.6 grados Fahrenheit, irradia rayos X, y se concentra cerca del centro de RCW 36, próximo a las dos estrellas más calientes y masivas del cúmulo.

Estas estrellas son una fuente importante del gas caliente. De hecho, gran parte del resto del gas caliente se encuentra fuera de las cavidades, después de haberse filtrado por los bordes.Descubren cúmulos de estrellas que controlan su natalidad

Los datos de los telescopios SOFIA y APEX muestran que el anillo contiene gas frío y denso, con temperaturas de alrededor de -430 a -410 grados Fahrenheit, y se expande a una velocidad de 3,200 a 6,400 km por hora.

El telescopio SOFIA también reveló que en el perímetro de ambas cavidades hay capas de gas frío que se expanden a unos 16 mil km por hora, probablemente impulsadas hacia afuera por la presión del gas caliente.

Este gas caliente, además de la radiación de las estrellas en el cúmulo, también ha limpiado cavidades aún más grandes alrededor de RCW 36, formando una estructura de muñeca rusa.

Además, los astrónomos detectaron que RCW 36 expulsa gas frío alrededor del anillo a velocidades aún más altas, de aproximadamente 5 mil kms por hora, con el equivalente a 170 masas terrestres por año expulsadas.

Las velocidades de expansión de las diferentes estructuras descritas y la tasa de eyección de masa muestran que la mayor parte del gas frío dentro de unos tres años luz del centro de la región HII, puede ser expulsado en 1 a 2 millones de años.

Esto eliminará la materia prima necesaria para formar estrellas, suprimiendo su nacimiento continuo en la región. Los astrónomos han llamado a este proceso de regularse a sí mismas “retroalimentación estelar”.Descubren cúmulos de estrellas que controlan su natalidad

Finalmente, esta investigación ayuda a comprender el papel que juega la retroalimentación estelar en el proceso de formación de estrellas.

Fuente NASA:https://www.nasa.gov/mission_pages/chandra/news/astronomers-see-stellar-self-control-in-action.html

 

Deja tu comentario

Comentarios