Academia Campus Salud

Cuando tienes que vivir con tu maltratador en la cuarentena

Fabiola Méndez/Diana Rojas

En un país donde los niveles de violencia al interior de las familias son altos, el confinamiento obligatorio por la COVID-19 genera otros problemas de salud mental, sobre todo para algunas mujeres y niños que viven situaciones de violencia.

Para ellos, el fin de semana y vacaciones son la peor época porque están en contacto continuo con su maltratador.

De acuerdo con Carolina Santillán Torres Torija, supervisora académica de la estrategia Crisis, Emergencia y Atención al suicidio de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM, con el confinamiento esas mujeres y niños van a estar expuestos y en riesgo de generar estrés postraumático, ya que habrá más accidentes y presenciarán la violencia contra sus mamás o cuidadoras.

“Los niños expuestos a observar esto y no poder pedir ayuda ni denunciar corren mucho riesgo, además de no poder decir nada porque piensan que destruirían su familia y cargarían con esa culpa”, explicó.

Refirió que al terminar el periodo de confinamiento los psicólogos tendrán que estar listos para hacer un tamizaje, porque durante la cuarentena se dio la reactivación de estos problemas de los que probablemente podrían escapar o huir al salir a la escuela y ahora tendrán que tolerarlos todos los días.

En cuanto a la posibilidad de combatir este problema será un momento difícil para lograrlo, ya que todo el sistema de salud está dirigido a la contingencia. “Las mujeres esperarán que pase la contingencia o hasta haber vivido el límite o las peores escenas de violencia, lo podrán pensar pero la situación económica no se los permitirá”.

Explicó que durante el regreso escalonado se harán tamizajes a familias de alto riesgo y habrá que estar atentos a cinco problemáticas: depresión, duelo, consumo de sustancias, estrés agudo y estrés postraumático. “Entre el 20 y 30 por ciento de la población presentarán una de estas problemáticas, hay que confiar en que el 70 por ciento de las personas saldrán adelante porque somos resilientes”.

Por otro lado, exhortó a la sociedad a estar atentos para identificar tempranamente síntomas de estos problemas, motivar a la persona que está ejerciendo la violencia a buscar ayuda profesional, la UNAM y otras instancias tienen líneas de apoyo.

Las mujeres no deben dejar el contacto social significativo para poder detectar esta situación y apoyarla dando asilo si la situación es muy grave. “La red de apoyo social, el círculo de amigos que tengamos es el factor que más predice que no haya problemas de salud mental. Lo que nos interesa es impedir el aislamiento, especialmente en personas en situación vulnerable y expuestas a la violencia. Es el momento de crear comunidad, ser solidarios, estar presentes y no hacernos de la vista gorda. Si identificamos que alguien está ejerciendo violencia sobre otra, motivar a que se atienda y tener un directorio para saber a dónde canalizarlos”, finalizó.

Deja tu comentario

Comentarios