Academia

Crónica de dos usuarias de redes sociales

Daniel Francisco
Los comentarios favorables incrementan tu autoestima.

En las redes sociales hay numerosos riesgos pero también se puede encontrar conocimiento, amigos y hasta pareja, coinciden Mayté y Jimena. Gaceta UNAM conversó con dos jóvenes que han vivido diferentes experiencias en las redes sociales. La mayoría positivas aunque también han recibido comentarios de odio y acoso.

Mayté Gómez pasa aproximadamente cinco horas en las redes sociales. Facebook sólo lo usa para tener contacto con su familia. Instagram, en general, lo utiliza para subir fotos, “de mí, de algo que pasó en el día o de arquitectura o diseño”.

Disfrutar publicar; “no va por el lado de ser influencer, no tengo ningún interés en crecer mucho, lo hago como una forma de compartir mi arte y las cosas que van pasando en el día. Me gusta mucho conectar con la gente. He conocido a muchos amigos que incluso ya he visto en persona”.

Mayté dice que todo tiene su lado bueno y malo, disfruta de la parte social y de conectar con muchas ideas. Le agrada mucho Pinterest, que es para la gente que se inclina por la creación; es muy visual y logra inspirarse. Consume muchísimo TikTok, “ves gente muy creativa. Instagram es una fachada perfecta y luego te vas a TikTok y ves temas más reales”.

Respecto a las personas que ha conocido en Internet y después ve en persona en todos los casos ha tomado precauciones. “Siempre que vayan a conocer alguien de Internet tienen que avisarle a personas cercanas, que sepan la dirección, la información de dicha persona. Yo lo que hago, por lo general, es hablar primero por Facetime antes de conocer a la persona, porque de las cosas que más hacen es fingir ser alguien más”.

Afirma que la ventaja de revisar las redes sociales es que vas generando conexiones y, al final, pueden surgir muchas oportunidades también. La tecnología y el Internet lo revolucionaron todo. Algunos padres piensan que si su hijo está todo el día en el Internet no es productivo, “yo me la puedo pasar horas en la computadora y puedo estar haciendo algo productivo. No sólo es tomarse selfis, como muchos papás piensan”.

Acoso en redes

Cuenta que a veces cuando comparte historias en Instagram se da, generalmente, un debate muy respetuoso. “Rara vez son comentarios de odio y si alguien dice algo negativo no lo bloqueo, simplemente no le doy mi tiempo. Lo que sí me ha tocado es bloquear hombres por comportamiento muy inapropiado, mandan fotos no solicitadas o mensajes intentando ligar cuando claramente les dijiste que no tienes ningún interés, me han ofrecido inclusive pagarme”.

Compartir la vida

Por su parte, Jimena acota que publicar en las redes sociales es una forma de “compartir con mis amigos lo que yo estoy haciendo sin tener la necesidad de estar mensajeando constantemente. ¿Quieres saber que está haciendo una persona? Vas a Instagram y ves sus historias. Inmediatamente te puedes dar cuenta con quién está y qué está haciendo”.

Precisa que hay una necesidad de manifestar los sentimientos, “mis emociones, quiero compartir. No sólo se expresa lo bueno, también puedes poner cuando estás triste o desanimada”.

Asevera que los comentarios virtuales te suben el ánimo, “uno busca el apapacho y eso es lo que uno obtiene en las redes sociales. Aunque no esté físicamente la persona. Los comentarios favorables incrementan tu autoestima. La gente quiere escuchar comentarios favorables sobre su persona, sobre su físico”.

En cuanto a recibir ataques depende del círculo social donde te desenvuelves, señala. Tiene candado en todas sus redes sociales. “Últimamente me ha pasado que he salido a restaurantes, bares y la gente ya no te pide tu número, te pide tus redes sociales porque es lo primero que revisan, visualizan cómo es tu vida”.

Pasa casi 12 horas del día revisando las redes sociales. “Siento que se ha perdido la comunicación en vivo, pero ahora con la pandemia todo es virtual”. Y finaliza: “últimamente me da envidia ver a las parejas que presumen en redes sociales que son felices, esas cosas no se expresan tanto ya”.

Deja tu comentario

Comentarios