Cine Cultura NewsFeed

Cortometraje producido por la UNAM llega al prestigioso Festival de Venecia

Rafael Paz
Camarera de piso cuenta con la dirección de la cineasta argentina Lucrecia Martel y forma parte del programa Síntesis de Cultura UNAM y FICUNAM

La septuagésima novena edición de la Mostra Internazionale d’Arte Cinematografica della Biennale di Venezia contará con participación universitaria. El encuentro cinematográfico, conocido coloquialmente como el Festival de Venecia, incluyó en su programación el cortometraje Camarera de piso, producido por la UNAM y la compañía Rei Cine.

La pieza dirigida por la realizadora argentina Lucrecia Martel es el resultado del programa Síntesis, una iniciativa de la Coordinación de Difusión Cultural a la que se sumó el Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM) buscando impulsar la creación cinematográfica.

“Síntesis es un programa que busca construir espacios donde creadores de diversas disciplinas artísticas, pensadores, académicos, curadores, programadores y productores artísticos, puedan converger y discutir temas emergentes y relevantes de la actualidad del arte, desde la óptica de los límites de las disciplinas y el pensamiento estético”, comentó Abril Alzaga, Dirección Ejecutiva de FICUNAM, en entrevista.

Camarera de Piso
“Para Cultura UNAM resultó muy importante impulsar esa conversación de lo transdisciplinar, porque eso ha potenciado muchísimo la creación artística. Ese programa de encuentro entre creadores ya lleva varios años, pero lo que se ha tratado de impulsar de manera decidida y reciente es la propia creación, creando puentes entre distintas disciplinas. Por eso se inició un programa de comisionado donde una línea de creación ha sido el cine. Esta línea de trabajo se ha realizado con el acompañamiento de FICUNAM para seleccionar distintos perfiles que hagan dialogar el cine con otras disciplinas”, añadió.

El cortometraje

Camarera de piso, de acuerdo con su sinopsis oficial, narra la historia de “una mujer que se postula como camarera de piso, mientras una situación familiar difícil la acecha”. Tiene una duración de 11 minutos y es protagonizado por Jorgelina Contreras, Daniel Valenzuela, Anavelí Acero y Ariel Gigena.

“Me propusieron buscar formas de relacionar la danza contemporánea con el lenguaje audiovisual. Decidí focalizarme en el movimiento continuo del cuerpo y el discontinuo del lenguaje audiovisual, en un ejercicio sobre el tiempo lineal y no lineal. Afortunadamente, donde fracasa una intención surge otra, destinada a fracasar tarde o temprano”, apuntó Lucrecia Martel en una declaración proporcionada por FICUNAM y añadió:

“El corto se transformó finalmente en un ejercicio sobre el tiempo lineal y el tiempo no lineal. El tiempo lineal está en el argumento: una mujer, está haciendo la práctica para un trabajo de camarera de piso, en momentos difíciles para su familia. El tiempo no lineal, está en todo lo demás propio del lenguaje audiovisual. Como es breve, es fácil observarlo. Y lo que queda para conversar es qué es un argumento. A este corto le sirvió la danza contemporánea, sin aparecer. Sucede, afortunadamente, que donde fracasa una intención surge otra intención destinada a fracasar tarde o temprano”.

Abril Alzaga relató que se pensó en Martel para el programa de comisiones no sólo por su relación con el festival universitario –presentó su largometraje Zama (2017) en la octava edición y participó en una clase magistral–, además “ella tiene una sensibilidad muy especial y una voz única. Nos  interesa impulsar miradas que nos muevan de lugar”.

“Lucrecia tiene una relación con el sonido también muy particular. Ella tiene curiosidad por encontrar una narrativa en la sonoridad y sabíamos que ella tenía una curiosidad por hacer una pequeña pieza que partiera de una coreografía. Así que se conjuntaron varias piezas y logramos coincidir en las motivaciones para la creación de una pieza corta a partir de esos cruces”, subrayó.

Asimismo, la Directora Ejecutiva de FICUNAM contó que el proyecto fue mutando debido a que las primeras propuestas se dieron durante el 2018, antes de la aparición de la Covid-19 y las medidas impuestas para impedir su contagio, las cuales transformaron el cortometraje hasta su forma actual.

“De pronto la primera idea de Lucrecia se tuvo que ir modificando por las circunstancias de la pandemia, pero finalmente se logró filmar y terminar. Cuando llegó la invitación de la Biennale de Venezia nos dio muchísima alegría pero sobre todo orgullo de poder estrenar una producción de la UNAM en un festival tan prestigioso como el de Venecia. Fue el trabajo intenso de dos años que finalmente dieron frutos”, afirmó Alzaga.

Camarera de piso participa fuera de la competencia principal de la Biennale, compartirá espacio con dos cortos de Simone Massi (A guerra finita; In quanto a noi) y uno de la inglesa Sally Potter (Look At Me). Las actividades iniciarán el próximo 31 de agosto.

Pueden revisar la programación completa en: https://www.labiennale.org/en/cinema/2022

Deja tu comentario

Comentarios